Urban Nigths

Okuda, el Color del Arte

Okuda, el Color del Arte

Desde una vía de tren en Santander a impregnar el mundo con sus colores. La carrera de Okuda resume el renacer del arte urbano en España y en el mundo. De los trazos ilegales en las ciudades a ser el último big thing del arte contemporáneo.

La revolución del color de Okuda es imparable. El artista cántabro afincado en Madrid vive un momento de efervescencia creativa. Ha estado durante dos meses trabajando en su estudio pero el cuerpo le pide calle y grúa, elevarse sobre el asfalto para transformar la gris realidad de las ciudades en un universo único que traspasa fronteras.

Su última expo en Madrid, Theriomorphism IV, en la Galería Kreisler, le ha convertido en comisario de talentos urbanos, que como él, imaginan la ciudad del siglo XXI. Pero toda historia tiene un prólogo, la de Okuda nos traslada a la bella Santander y a los años 90. En esta fascinante conversación repasamos una vida ligada al arte. Conoce a Óscar, la persona tras el genial artista cántabro.

Mi primera vez pintando fue en unas vías de tren en Santander. No había mucha facilidad para encontrar pintura, además era ilegal y había que hacerlo rápido. Era el año 96 o 97. Lo hacías con dos o tres colores. En esa época no tenía ni para comprar botes. Eran más bien letras.

 Luego fuimos encontrando sitios más tranquilos y fue mejorando la composición más allá de las letras. Pintaba en fábricas abandonadas o en sitios que pudieses estar a la luz del día trabajando tranquilo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Bye bye Cantabria…hi Madrid +++

Una publicación compartida por OKUDA SAN MIGUEL (@okudart) el

 ¿Tuviste entonces algún problema con la policía?

Algo así como para destacar no, pero hubo una investigación en la que yo estaba metido. Aunque, nunca pagué multas ni cosas por el estilo.

Llevo tiempo preguntándome: ¿De dónde viene tu nombre artístico, Okuda?

Viene de la forma más tonta. Yo no jugaba mucho a los videojuegos pero mi hermano estaba todo el día con ellos. No me acuerdo muy bien, pero en los créditos de uno de ellos vi el apellido Okuda, vi una similitud con Óscar, lo empecé a utilizar y así hasta hoy.

Su pasión por el arte le llevó a estudiar Bellas Artes en la Complutense madrileña, un paso que parece inevitable para cualquier artista pero que siempre nos deja una duda. ¿Dónde has aprendido más en la calle o en la escuela?

Mi identidad viene sobre todo del trabajo en la calle, aunque se nota mucha inspiración del mundo académico. La técnica que uso la he pulido en la calle, no en un estudio. He desarrollado mucho la técnica spray junto con otro tipo de técnicas de la aerografía de los 70. A nivel técnica he aprendido totalmente por mi cuenta y a nivel composición y estilo introduzco mucha inspiración del surrealismo y ese tipo de corrientes.

Okuda

Afincado en Madrid desde el año 2000, ha sido uno de los rostros del boom creativo de la escena urbana española. El mes pasado nos pasamos por la Galería Kreisler para contemplar su expo compartida con artistas de todo el mundo. El resultado fue un canto al mañana del arte.

¿Como fue la experiencia de Theriomorphism?

Fue una semana bastante potente. He estado un poco al margen de todas las ferias de Madrid porque no estoy muy identificado con lo que había. A pesar de ello, el año pasado ya estuve en Art Madrid como artista principal y este año en Urbanity. Se va poniendo interesante la semana del arte en Madrid porque también abarca más cosas a nivel Streetart. Esta Therio es la sexta que algo.

Yo comisario la expo e invito a artistas de todo el mundo, alguno no los conozco y otros son amigos. De todas formas, Internet nos mantiene a todos cerca. Lo interesante es que ponemos nuestras obras en común y aparte de las obras propuestas por cada artista, lo guapo es que hay obras creadas entre nosotros y son piezas únicas.

Te hemos visto con Bordalo II en Lavapiés trabajando juntos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#mixedchimp by the great @b0rdalo_ii & @okudart Lavapies. Madrid. Spain @xpresioncreativos @inkandmovement 💛🧡❤️💜💙💚

Una publicación compartida por OKUDA SAN MIGUEL (@okudart) el

Bordalo es uno de los artistas de primer nivel con el que coincido mucho en festivales. Quizas porque ellos son portugueses, nosotros españoles, nos hemos hecho muy amigos. A nivel de carácter somos muy parecidos. Ya hicimos una combinación en Tahití el año pasado. Un muro conjunto. Este es el segundo que hacemos, aunque hicimos una escultura para la exposición. Fue bastante guay.

¿Te consideras un referente del arte urbano a nivel nacional?

Si. ¿Por qué no? Soy de los que más trabajan y más se mueven.

El universo artístico de Okuda es tan vasto que nos hace preguntarnos de donde provienen esos coloristas murales y esculturas extraídas de la mente de este creativo artista.

¿Cuales han sido tus influencias para crear ese estilo tuyo tan reconocible?

Mis referencias han sido El Bosco, Magritte, Max Ernst y Dalí a nivel de historia de arte. Durante los últimos dos años interpreto personajes clásicos que se pintaban en el Renacimiento y en el arte clásico. Los reinterpreto a mi manera.

Me encanta y tengo buena relación con Tomokazu Mazsumaya. He estado en una vertiente japonesa que me gusta mucho.

Okuda

Tras haber trabajado y expuesto en cinco continentes, participar en los festivales artísticos más prestigiosos del mundo y renovar iglesias como nuevos templos del arte cuesta decantarse por un proyecto de Okuda como el más trascendente.

Quizás La Iglesia Skate de Llanera, Asturias, haya sido su obra más impactante pero, ¿cuál es el proyecto del que está más orgulloso?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#Repost @instagram ・・・ This 100-year-old church in Llanera, Spain, remained abandoned for decades, until a group of skaters and artists transformed it into their own place of worship: the Kaos Temple, aka La Iglesia Skate (@la_iglesiaskate). Colorful geometric works by artist Okuda San Miguel (@okudart) now cover the dome and walls, and a giant slope replaced church pews. “I even like the sound of skating at a church,” says professional skater Danny Leon (@danny_leon) from Madrid. “In this place, I feel like I can vent while skating — I feel the peace.” For more stories from the Spanish-speaking community, follow @instagrames. Photo by @isinaiglesias ————————————————— Y mucha fuerzas a todos los de la @la_iglesiaskate y amigos por este momento tan duro… Jernest eres un grande! Te echaremos de menos ❤️ D.E.P.

Una publicación compartida por Danny Leon 🦁 (@danny_leon) el

La Iglesia Skate. Echando la vista atrás quizás haya otros proyectos que estén a su altura. La otra iglesia de Denver o el castillo que hice en Francia son dos obras de las que estoy muy satisfecho. Lo que más me gusta es cuando la pintura encaja con la arquitectura. Cuando conectas así, como en el castillo en Francia, es lo que más me mola.

Estoy muy orgulloso de estas esculturas grandes que estamos haciendo para el espacio público. Podrían encabezar mi lista de obras la falla que hice el año pasado o las siete esculturas de Boston que inauguramos el año pasado.

Okuda
Kaos Temple

¿Si tuvieras que elegir qué prefieres: pintar en la calle, diseñar o esculpir?

Llevo dos meses encerrado en el estudio preparando mis últimas expos y la siguiente que tenemos es en la Hong Kong Basel Art Week.

Tengo necesidad de pintar en la calle. Dos meses es mucho tiempo. Nunca he estado tanto tiempo sin subirme a una grúa. Me encanta pintar un edificio grande pero hacer 3D en espacio público también me flipa. Lo que más me llena es estar en varias cosas a la vez.

¿Qué le recomiendas a un chaval que empieza en el spray?

Pues que la primera meta sea su felicidad y su crecimiento personal y artístico y no el dinero y ese tipo de cosas. Que le ponga pasión y seguridad y que no le importe en donde le encasillan. Que busque su camino aunque no responda a ninguna vertiente clara. Eso es lo que he hecho yo.

Okuda
Falla de Okuda

¿Cómo pasa un artista urbano de la clandestinidad a un rostro reconocible?

Simplemente con mucha disciplina y pasión. Es cuestión de pintar y pintar. La clave es tener muchas ganas y disciplina. Ir creciendo. No ha sido de repente que me he hecho tan público, es un proceso.

Muchos artistas se enfrentan a la ilegalidad del graffiti en sus primeros pasos en la calle pero, ¿es necesaria aún la clandestinidad?

No, para nada. Incluso en mis inicios no he sido clandestino porque los espacios que ocupamos artísticamente no interesaban a nadie. No he tenido esa sensación nunca.

Has pintado en un montón de países, ¿está el arte urbano en España al nivel de otros lugares?

A nivel de proyectos interesantes Estados Unidos está a la cabeza. Asia empieza a crecer también y a nivel aristas Latinoamérica, y en concreto Brasil, tienen una escena muy potente. Hay muchos artistas españoles de primer nivel como Felipe Pantone o Dulk. España para lo pequeño que es está en la cabeza a nivel artístico. Cuando vas a festivales siempre hay tres o cuatro españoles.

Arte
Oso en Cantabria. Photo: Luis A López

¿Han evolucionado las administraciones en su visión sobre el arte urbano?

Creo que gracias a los medios se ha dado más visión al Streetart y se ha socializado más. Institucionalmente es cierto que hay algo más de apoyo pero donde me quejo totalmente es en Madrid.

Parece mentira que se haya cambiado el gobierno y que no haya cambiado nada. Mientras, Vhils está cambiando Lisboa una barbaridad. Y con el apoyo que aquí no tenemos.

Okuda

Sin estos apoyos me imagino que es complicado vivir del arte.

Ya hay gente que nos compra aquí. Antes solo teníamos el mercado americano y un poco el asiático y ahora nos compran coleccionistas de España. A nivel de ferias y mercado me gusta como va cambiando la situación pero a nivel institucional me quejo rotundamente, con Madrid y Barcelona a la cabeza. Me siento más valorado en Cantabria.

¿Cómo surgió la idea de la Iglesia Skate en Asturias?

Me enteré que era privada y que lo gestionaba una sociedad de skate. Me puse en contacto con ellos y rápidamente me dieron el ok. No tenían presupuesto y por eso surgió el crowdfunding.

¿Cómo ves el paso del arte urbano de la calle al museo?

Las ferias como Scope, Basel o EM Japón se hacen eco desde hace años de este paso. Es el último paso del arte contemporáneo en la historia y por eso estoy contento que forme parte de los museos. No solo habla de artistas que trabajan en la calle sino que forman una obra digna de estudio y por eso están en museos y galerías.

Okuda

¿Corre el riesgo de ser arte dedicado al museo?

No. Para nada. Si los artistas siguen trabajando en la calle no va a cambiar. La obra de la calle seguirá estando en la calle y la obra de estudio será destinada al museo. Los artistas urbanos tienen una visión más general que los artistas sobre el espacio. Las instalaciones se hacen en los museos de forma distinta. La idea es transformar todo, incluido el espacio.

¿Qué es para ti el éxito?

El éxito es estar feliz con lo que haces. El trabajo es el 80% de tu vida y si estás feliz con él es estar por encima de la mayoría. Yo siento que el arte es mi psicólogo.

A la vista de otros es ser conocido pero para mí no es eso.

Ahora que trabajas a lo largo del mundo sin parar, ¿es difícil conservar tu círculo de amistades?

Sí, pero vas creciendo. Yo vine a Madrid en el año 2000. Mantengo los amigos con los que empecé a pintar pero tienen sus hijos y su vida y es difícil compatibilizarlo con la mía. Al final vas haciendo nuevos amigos, conociendo nuevos artistas con los que al final trabajas, viajas y convives. 20 años dan para mucho.

Tengo un círculo de amigos increíble. Muchos son artistas, otros no, pero ahora tienen mucho que ver conmigo. Aunque, sigo manteniendo las primeras amistades y estoy muy apegado a mi familia. Mañana, (5 de marzo) me llevo a mis padres y hermanos a Tahití a pintar juntos.

¿Qué pared te gustaría pintar que no hayas pintado?

Recuerdo que en una búsqueda de lugares abandonados del mundo apareció una iglesia con forma de pollo y una ciudad abandonada en China. Todas estas cosas frikies me encantaría transformarlas. Pero lo que más ganas tengo ganas es llevar mis esculturas a un nivel arquitectónico. Es decir, una gran cabeza o un cuerpo que sea habitable donde convive el color con las formas. Poco a poco a ver si lo llevamos a cabo.

¿Qué proyectos tienes en mente?

Viajamos a Hong Kong, la siguiente expo es en San Francisco, donde colaboro con otro artista. La siguiente en solitario es en Filipinas. Hacer murales de gran formato en Lima, una escultura a Tulum, en México… No paro de pintar murales hasta agosto sin volver a casa.

Dejamos a Okuda con la maleta preparada para Tahití en un viaje en el que fusiona placer, trabajo y familia. Una bendición para cualquiera y que para Okuda es una rutina. El artista cántabro es uno de los iconos culturales de la escena española que llena el mundo de colorido a pesar del escaso apoyo recibido por las administraciones. Presta atención a las paredes, en ellas reside el arte del futuro.

Más arte en Art Moon

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Portrait by @elchino_po

Una publicación compartida por OKUDA SAN MIGUEL (@okudart) el

1 comment

Leave a comment
  1. Pingback:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: