fbpx
Urban Nigths

Madrid 2020: Una nueva generación de música

Madrid 2020: Una nueva generación de música

Madrid arde con una nueva generación musical que amenaza con trasformar la escena actual en un caleidoscopio de nuevas tendencias, ritmos y reinvindicaciones. No hay un patrón común capaz de etiquetar este nuevo Sonido Madrid. La generación musical más ecléctica de la historia de la ciudad da cabida a ritmos como el pop, la cumbia, el electro-pop, el punk, el garage, el rock, la electrónica, el indie, el trap, e incluso el reggaetón. El abanico de la música en la ciudad se ha ampliado y se ha conectado con el mundo importando sonidos lejanos y convirtiendo sus esencias en parte de la vida cotidiana. Pero, ¿a qué suena Madrid en pleno 2020?

Estamos viviendo un momento histórico para unos artistas afincados en Madrid y un nuevo público con diferentes hábitos de consumo, circunstancias externas, ideas y herramientas que ha llegado para insuflar un halo de aire fresco a la escena madrileña.

Explora la generación que cambiará el mapa sonoro de una ciudad como Madrid a través de esta playlist y este artículo donde hemos seleccionado lo mejor de las bandas, músicos y colectivos que rugen en las noches de la ciudad. Madrid suena a lo siguiente:

Tinder & Pop

Cariño

Cariño es amor, es calle, es me la suda todo. Esa combinación genial las ha convertido en el estandarte de esta nueva generación pop que Madrid acuna. Este trío formado hace apenas un par de años sabe como manejarse en tema de música, diseño y redes sociales, lo cual las ha llevado a lanzar un mini-LP llamado Movidas que parece el embrión de algo mucho más grande.

Cariño dibuja pequeñas historias envueltas en un envoltorio sencillo en apariencia pero que encierra muchos kilates de un pop que se entrega a vivir sin prejuicios, etiquetas ni pretensiones. Perderse en los mares de Canción pop de amor, Mierda seca o 🙁 es entrar en una dimensión conocida y desconocida al mismo tiempo. No podían imaginar Paola y María cuando se conocieron en Tinder la repercusión que tendrían sus canciones en una escena madrileña ávida de viento fresco y buen rollo.

Electro – Madrid

Delaporte

Delaporte
Sandra y Sergio con nosotros en el último SXSW en Austin.

A veces, algunos músicos dan un pequeño paso adelante que comienza a formar un nuevo camino y que durante un tiempo pasa desapercibido. Por ese motivo, se puede considerar a Delaporte como un pionero de un nuevo concepto de electrónica. El suyo se trata de una electrónica disfrutable tanto en la discoteca como en casa, en una sesión o en un concierto. Ellos mismos reivindican la necesidad de unir la electrónica al circuito pop convencional. Y no solo lo hacen con bonitas palabras reivindicativas sino con un estilo y unos shows que están sirviendo para conferir una identidad propia a la electrónica comercial española.

El deseo de Sergio, la mitad de Delaporte, es la de crear un estilo propio para el género con una identidad autóctona como le sucede a la electrónica de su país, Italia, de donde reverencia a Moroder. Sergio y Sandra estaban destinados a encontrarse y formar Delaporte. La voz de la madrileña Sandra Delaporte es la guinda a un producto estético y vitalista con temas como Ni un beso, Superman o No te vas a olvidar.

Las anfitrionas de Madrid en el mundo

Hinds

Hinds

Hinds son ya a día de hoy unas veteranas y un icono del Madrid más alternativo. Han sabido exportar la vibra y el espíritu de Malasaña a todo el mundo. El sudor de bandas como Los Parrots y Los Nastys germinó en ese Garage tan malasañero que en Hinds adquirió un tinte divertido y despreocupado que no ha hecho más que llamar a todo el mundo a sus hilarantes conciertos. Estuvimos con ellas en el SXSW18 para desentrañar los secretos de estas chicas madrileñas que todo el mundo adora.

También vimos su debut como Deers en un Converse Malasaña Makes Noise 2014 donde resultaron ganadoras. Seis años después son consideradas como un puente entre aquel Madrid Noise y una nueva generación ecléctica y desenfadada.

La voz del olvidado

Putochinomaricón

El personaje más interesante e inclasificable de esta nueva generación es un artista y activista gay de origen taiwanés con mucho que decir. Chenta Tsai eligió su sonoro nombre artístico como una forma de apropiarse de los insultos que poblaron una infancia difícil al amparo de un barrio protector como Vallecas. En sus letras caben muchas reflexiones sobre el racismo y la homofobia escondidas en esta sociedad. Lo hace a través de lo cotidiano. No encontrarás frases vacías o grandilocuentes. Chenta te habla de una manera sencilla, muy pop, para que veas realidades que visualizan a los diferentes a ritmo de sintetizador. Lo hace a través de canciones que te harán pensar, bailar y revolucionarte, como él te explicaba en esta entrevista que le hicimos hace unos meses.

No solo podrás escuchar sus verdades cuando des al play, Chenta colabora en diferentes medios de comunicación, es escritor, y además es el rostro visible de una plataforma en redes sociales de donde ha salido Putochinomaricón, su proyecto musical.

Una nueva religión

Auto Sacramental

Jorge Mills es un tipo peculiar. Parece extraído de una línea temporal en la que los 80 españoles molaban mucho más que en nuestra dimensión. En su mundo, el synth-pop suena a costumbrismo castellano, a Ultravox, Kraftwerk o a Chromatics. Todo un templo musical donde exorcizarnos de la caspa y encontrar en nuestro día a día y en la historia instantes dignos de ser contados y vividos.

En sus finos samples caben la vanguardia del Tate y el misticismo cotidiano de El Escorial. Sin medias tintas, este artista madrileño de origen británico ha regado las calles de Madrid desde 2018 con historias e intrahistorias. Un lujazo castizo para sibaritas con ganas de hacer el mal. Es hora de pecar.

El nuevo front-man

John Gvry

Madrid

John es otro de los veteranos de la actual escena alternativa madrileña y la quintaesencia de un front-man en directo. Soul, R&B, Trip Hop, Hip Hop, un punto crooner y todo tipo de nuevas tendencias urbanas han dado forma a EPs tan exquisitos como 199x o GRIS. De origen nigeriano y adorador de los 90, Junior estudió dos carreras antes de embarcarse en su sueño de ser cantante con apenas 24 años. Algo de esa serenidad intelectual se esconde tras su música sofisticada. A pesar de ello, en sus conciertos se convierte en un torbellino.

Su aparición en 2014 ya avisaba de un Madrid más abierto al mundo con una electrónica que podía sonar apropiada en el Ocho y Medio, en Londres, El Sónar, NYC o Tokio. Elegancia no exenta de sabiduría callejera para un tipo que sabe aglutinar talento tras repartir beefs con gente como Yung Beef, Javiera Mena, Delaporte, o Alizz, el productor de C. Tangana. Nuevos ruidos para un nuevo estilo castizo.

Un clásico atemporal

Carolina Durante

Carolina Durante tiene el aroma del Siroco en sus entrañas. En su peregrinar por las salas madrileñas se han encontrado con canciones que hablan sin ambages de la vida y sus caminos. Tampoco se cortan a la hora de usar su música como respuesta a la derecha encarnada por Taburete en su canción más mediática, Cayetano.

Los Carolina Durante apenas tienen tres años de existencia pero parece que lleven muchos más entre nosotros. La banda apadrinada por Los Punsetes irradia ese magnetismo de la música hecha entre amigos. Una sensación que queda latente en sus conciertos que ya forman parte del decorado de Madrid.

#infraunderground

Las Odio

Madrid

Las Odio son las que mejor encarnan el significado de formar una banda en el Madrid actual. Un Madrid que se cuece en maravillosos locales de ensayo como Pandora’s Box. Estas chicas han sabido reformular el pop desde esos locales a través de noches en salas y aforos pequeños, ambiente familiar y mucho desparpajo. Sonsoles y Paula conocen bien ese circuito por la Sol o la Siroco. Eran parte de aquel divertido grupo llamado Duo Divergente, el underground del underground, con aquel pop canalla que se besaba en los morros con el ye-yé y unos 60 idealizados.

Su pop les llevó a formar Las Odio, con Sonsoles, que trabajaba en El Matadero, y Ágata que formaba parte de Sisterhood. En Las Odio se convirtieron en unas riot grrrls con toques punk, cierta reivindicación feminista y un regusto al ye-yé de Duo Divergente. Así fueron naciendo temas como Fieras, Blackout o indieespañol. Nadie mejor que ellas para enarbolar el hashtag #infraunderground en Instagram para llamar la atención de esa micro-escena que pulula por Madrid con ganas de hacer buena música y sin muchos miramientos por el éxito masivo. Diversión, DIY y Carpe Diem a la madrileña.

Una gata argentina

Ms Nina

Si hablamos de gente que está cambiando el mapa sonoro de la ciudad debemos hablar de Ms Nina. Esta argentina de nacimiento y lavapiesera de adopción ha sacado de la clandestinidad al reggaetón para darle un tono propio, sensual y divertido, pero con una estética kitsch y glam muy pronunciada. Su música bebe del reggaetón clásico y del dancehall, algo que la diferencia de la ola trap en la que se la ha etiquetado.

Desde su irrupción en 2015 con su hit Chic, en plena efervescencia del fenómeno Ikki, ha sabido moverse bien en el underground llegando a protagonizar una Boiler Room en Londres y girando con frecuencia por aquellos lugares donde deseen caldear la temperatura con temas como Los Ángeles, Tu Sicaria o Y dime mientras quemaba Youtube. El perreo también forma parte de esta nueva generación que no conoce de límites de géneros o fronteras.

El pionero

Pional

Pional

La electrónica de Madrid lleva el nombre de Miguel Barrios. Pional no pertenece directamente a esta generación ya que comenzó su carrera en 2010 tras haber estado metido en la escena techno durante cuatro años. Pero su influencia en la nueva generación madrileña es indudable. Se palpa en los atrevidos sonidos que comienzan a imponerse fruto de muchas horas con los cascos retumbando ese House elegante de Pional.

Sus producciones recientes con Alizz, Aitana o C. Tangana le vuelven a situar como referente y pionero de una manera de entender la música electrónica. Un fruto maduro que ha explotado gracias a diez años geniales que dejan temas como In Another Room, We have been waiting for you o remixes como The Chain de los XX, o Save Me, de Cora Novoa.

Escandalosa diversión

Las Chillers

Unas tías que escandalizan a PP y Ciudadanos deben estar presentes en esta lista de talentos madrileños. Las Chillers estuvieron en boca de todos cuando en 2018 durante las fiestas de Molina de Segura en Murcia, Rocío enseñó los pechos a la multitud en pleno concierto. La polémica eclipsó para el gran público a una chicas que juegan la carta de la diversión y la irreverencia absoluta en cada concierto. Pocas bandas se atreverían a formar una discografía a base de éxitos de Jeanette, Mecano o Rocío Jurado con tanto estilo y descaro.

Pero a estas chicas se la suda. Solo creen en la diversión como máxima premisa y para empezar a transmitirla solo tuvieron que poner en jaque muchas mentalidades opacas entonando canciones de otros tiempos. Sin pretensiones, su música se desnuda mucho más que Rocío. ¿Quieres ser el último en llegar a la fiesta?

Garajes Malasaña

Los Wilds

Madrid
Con Los Wilds en Austin, en el SXSW18.

Los Wilds son pura adrenalina. Una hostia directa a la cabeza a base de Garage y Rock & Roll endemoniadamente divertido. Siguiendo los pasos de sus colegas Los Parrots se hicieron fuertes en el circuito madrileño a base de conciertos legendarios. En sus directos nada está escrito, todo puede pasar y la sensación de ver locuras inesperadas acompaña cada bolo. Escenifican como nadie lo que significa ser una banda ruidosa que nos hace bajar al barro a contemplar su esplendorosa oda a la decadencia. Su actitud y la fuerza de sus canciones les hicieron ser las estrellas en diferentes ediciones del festival musical más grande del mundo, el SXSW en Austin, como os contamos en este artículo.

Los Wilds son una correa de transmisión entre dos eras de la escena underground madrileña que se han doctorado durante una década con mucho sudor, alcohol, garage y temas como No me toques mamá, Muñequita de trapo o Cocaína.

Viajando a los 90

Rizha

Rizha es un producto de esos 90 que reivindica estetica y musicalmente, y también de la inmigración. Argentina de nacimiento, con 13 años se mudó a España para quedarse. Supo conciliar estudios y una incipiente carrera musical en la que se intuye el carisma de una gata argentina que irradia juventud y ganas de explorar nuevos horizontes.

Una puesta en escena como la de Rizha no tardó en llamar la atención en los garitos de la ciudad deseosos de ritmos urbanos como los que colonizan Finally y Outside, sus dos álbumes de estudio publicados en 2017 y 2019. Dos ejemplos de los nuevos caminos por los que discurrirán los sonidos de Madrid.

Las rimas del barrio

Afrojuice 195

Afrojuice

Si quieres saber como laten los barrios escucha lo que tienen que decir Afrojuice. Esta crew de Fuenla se ha desmarcado del trap creando la etiqueta afrotrap, más acorde con sus raíces, como os contamos en nuestro especial sobre la escena trap. En su música pillan trap de Atlanta y ritmos más cercanos al rap francés para contar lo que pasa en sus calles a través de su otra pasión, el fútbol.

Benzema, Pogba, Mourinho o el FIFA Street son alguno de los personajes recurrentes de los temas donde Afrojuice esconden las ilusiones perdidas en la periferia madrileña. Los sueños de una nueva generación yacen en las rimas mestizas de una crew que solo rima sus propias realidades.

Rap de importación

Bejo

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Nueva normalidad? 🤔

Una publicación compartida de BEJO (@borjabuche) el

Bejo también emprendió el camino del inmigrante, pero en su caso, dejó atrás Canarias para infestar Madrid de su poesía urbana. A pesar de ser un referente del nuevo rap canario a través de sus trabajos con Don Patricio y Locoplaya e incluso ser nominado a un Goya por Nuestra playa eres tú, no fue hasta 2014 cuando se mudó a Madrid para integrarse en la escena de la capital.

Desde entonces su carisma, su flow y el nivel de sus temas han inspirado noches apoteósicas en la catedral del trap en Madrid: la Ocho y Medio. La escena madrileña es afortunada de ser receptora de ese talento oculto en las provincias. Bejo es un buen ejemplo de ello.

Cruzando el charco

Colectivo Panamera

Colectivo Panamera

Esta curiosa banda es un nexo de unión entre la nostalgia, la globalización y la modernidad. Un buen día un polaco, un argentino y un maño se juntaron en Madrid para pasarlo bien tocando cumbia. En 2017 eran apenas unos pocos los que habían bailado sus sones pero el boca a boca y el hecho de encontrarse con una reinvención generacional de los ritmos latinos les llevó a llenar la Joy Eslava apenas dos años después.

A pesar de nacer a tantos kilómetros del lugar de procedencia de sus temas, estos tres madrileños de adopción dieron con la clave de la nueva noche madrileña: diversión, una pizca de baile y un sorbo de nostalgia. Todo combinado en su justa medida, como en los mejores cócteles, una cualidad que les ha valido el hype a la espera de asaltar el mainstream.

Desde Francia con musicón

Chineurs de Madrid

Madrid

El colectivo Chineurs de Madrid es el hermano madrileño del sello francés La Chinerie. Este referente de la electrónica tiene unas máximas muy claras que comparte con su familiar de Madrid: la música se comparte. Bajo ese precepto comenzó a atraer a djs audaces y a crear un sonido reconocible pero genuinamente autóctono generado colectivamente. Sus fiestas comenzaron a ser más que un icono del nuevo Madrid nocturno.

Estilazo y sesiones donde se juntan exquisiteces de Pau Roca, John Talabot o Ben UFO se han convertido en un sello de distinción al que aferrarse. La electrónica de club más vanguardista ya ha aterrizado en Madrid para dibujar un antes y un después en las fiestas de la ciudad. No te despistes.

El nuevo postureo

Chica

 

Ver esta publicación en Instagram

 

K guapos bro @c.tangana

Una publicación compartida de 🌐 FLACA 🌐 (@flacabangbang) el

Sin duda, el colectivo Chica ha anticipado el futuro con una fiesta para una nueva generación. Famosos, rappers, instagrammers, chicos malos, chicas guapas, mucho arte y el pueblo llano se unen a bailar en un entorno de concienciación feminista y LGTBQI con un rollo tan preciosista que va directo a Instagram. Se la conoce como la fiesta en la que debe estar todo el mundo. Todo un Studio 54 del siglo XXI a la madrileña esperando portarse mal bailando ritmos latinos.

Cada una de sus fiestas en La Sol o Siroco son esperadas con devoción por sus fanáticos del perreo que imploran por otra dosis. Inevitablemente, Chica es una de las fiestas a la que acudir para definir esta época.

Un vergel tropical en Madrid

Guacamayo Tropical

Fiestas

Los Guacamayo han sido uno de los colectivos pioneros en pintar la noche de colores a base de ritmos tropicales ardientes en fiestas llenas de imaginación. Sus fiestas en La Caracol se volvieron legendarias y su buen ojo para traer a Madrid musicazos de todos los rincones del mundo les convirtió en referentes de la noche madrileña durante casi una década.

Pioneros en transformar la rave en un jardín tropical, sus noches aún retumban en la Joy Eslava y en todos los garitos que han animado durante estos años. Este par de amigos colombianos son uno de los artífices de la nueva ola de fiestas temáticas latinas en Madrid. Noches donde la única regla es bailar hasta desmayarse mientras descubres la riqueza de la música más desconocida y alternativa del continente americano.

Creadores de himnos

Niña Polaca

En estos días de cuarentena, la ciudad amanecía con un himno underground atronando al vecindario. Madrid sin ti definía ese Madrid callejero que se revuelve ante la adversidad con orgullo. Niña Polaca eran los responsables de esa canción que siempre recordaremos. Surma y su grupo son guerrilleros de la música que han sabido extraer lo mejor de sus experiencias para parir otro himno tan bestia como Pinta Malasaña.

Bonita carta de presentación para una banda con una curiosa historia detrás. El proceso de grabación de su primer EP fue una aventura que les llevó a Polonia sin tener un nombre oficial. Con las risas del viaje surgió el nombre de Niña Polaca como perfecta metáfora de un grupo que transmite cercanía y muchas vivencias extrañas que contar.

Madrid es NOLA

Zulu Men

Miremos hacia atrás en el tiempo. Viajemos al Nueva Orleans más exquisito, con su R&B genuino de fondo y unas aventuras nocturnas que nunca hubieras imaginado. Todo eso es cotidiano cuando irrumpes en la música de Zulu Men.

Los Zulu Men trasladan esas noches de Bourbon y canalleo a las calles de Madrid y a El Intruso, uno de sus refugios nocturnos favoritos. Lo hacen con un estilo propio que engancha a través de sus canciones sinceras, sus ritmos R&B y sus mensajes positivos. Se percibe ese compadreo y esa libertad creativa que gozan los miembros de esta banda que se compone de músicos involucrados en proyectos de Xoel López, Freedonia, Los Burning u Old Dixieland Band.

Pop Rosa

Monterrosa

 

Ver esta publicación en Instagram

 

México 2020. Saludos hermosos!

Una publicación compartida de Monterrosa (@monterrosa.mp3) el

El Techno-pop con mensajes disruptivos es otra de las señas de identidad de esta nueva generación. El de Rocío y Enrique comunica a través del baile muchas de las preocupaciones que se encuentran en las calles, desde el sexismo o la violencia de género hasta el capitalismo agresivo que vivimos o la visibilidad del colectivo LGTBQI.

Su colorido artificial y sus sintetizadores locos no son más que el envoltorio de unas ideas interesantes que evolucionan el repertorio de la escena madrileña hacia caminos poco explorados.

Electrónica en el ambiente

Mow

La electrónica de Mow no es un género sino un universo donde perderse para encontrarse. Su tímida caricia musical enamora. La voz de Gabriela Casero es capaz de modular tus pulsaciones con esa atmósfera que te transporta a un mundo onírico.

Tras unos años evolucionando su estilo, Subterfuge la unió a su catálogo descubriendo un diamante cuya voz es capaz de electrificarte con temas como Grasiah o Conversation II. Un concepto de electrónica diferente que encaja en el pop menos convencional y dentro de la electrónica más sugerente.

El nuevo Indie de Madrid

Caballo Prieto Azabache

Caballo Prieto

Apenas llevan un año entre nosotros pero muchos estamos seguros de haber encontrado a quien renueve el indie madrileño. Hasta ahora solo hemos gozado de cuatro temas suyos en Spotify llegados de su Madrid. Agosto 40 grados, pero nos ha bastado para darnos cuenta de su potencial. Sus canciones flotan por Madrid creando un caleidoscopio de historias muy madrileñas pero también universales.

Lo hacen además poniendo una sonrisa en aquellas circunstancias en que todo invita a una lágrima mediante temas que sorprenden por su frescura. Un frescor que es capaz de hacer más llevadero veranos madrileños como los que narran en sus canciones.

Más que una banda, una actitud

Camellos

Punk, buen directo y letras sin rodeos. ¿Qué más se puede pedir? Camellos apareció en 2017 como una onda expansiva contestataria que no se encontraba a gusto encasillada en ninguna de las escenas de la ciudad. Su actitud y sus riffs pegadizos les han situado en una posición independiente que les permite ser ellos mismos.

A pesar de que su álbum lleve por nombre Embajadores, las letras de Camellos no se involucran con la ciudad sino con sensaciones universales que traspasan cualquier límite comarcal. Más que una banda, una actitud.

Una revolución femenina

Ginebras

La última revolución femenina en la ciudad ha ido escalando desde el anonimato hasta ser un icono LGBTQI. Lo han conseguido no solo por las polémicas con grupos conservadores surgidas por sus letras sino por unir el pop más facilón con los mensajes más complejos.

Ginebras apenas ha nacido en 2019 y ya ha metido más ruido que muchas bandas veteranas. Es señal de que esos 80 perdidos en los 60 que tanto profesan son tan adictivos como suponían. El tontipop va camino de convertirse en un género de culto instaurado por ellas mismas o bandas como sus amigas Las Chillers. Las chicas vienen dando caña y no van a parar.

Locuras contagiosas

Parquesvr

Esta banda recién creada es el sinónimo de estar mal de la cabeza. Y ese hecho les hace invencibles sobre el escenario. Formaron su grupo en el camino de vuelta de un festival. En aquel viaje se encontraban varios veteranos de Sou Edipo, El Páramo, Escombros o Persons y Javier Ferrara, un manager metido a cantante e instigador de grandes fiestas en cada concierto.

Como Madrid también está muy loco no es de extrañar el idilio de la ciudad con esta banda que viene a continuar el legado de ese rock con buen humor y mensajes ácidos que tanto ha explotado Madrid. Un seguro de risa ácida en cada concierto y en canciones como 1992 o Lance Amstrong.

Pop existencial

Confeti de Odio

Madrid

Confeti de Odio mola. Ese devenir existencial que Lucas plasma en canciones le convierten en un artista fascinante que acaba de llegar para ser el más diferente dentro de una escena con muchos prismas distintos.

La voz de Lucas tira de ironía y desencanto para convertir melodías en himnos como Todo muere o Tragedia Española. Esa amalgama de sentimientos que despliega Lucas De La Iglesia y su pesimismo deslumbrante reflejan en cierto modo los miedos y las tinieblas interiores de una generación aparcada entre dos crisis.

+ Música en Urban Moon

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: