fbpx
Urban Nigths

Las bandas de Madrid nos cuentan como sobreviven al COVID

Las bandas de Madrid nos cuentan como sobreviven al COVID

La música de Madrid se está enfrentando a una situación que ni los músicos madrileños ni nosotros hubiéramos imaginado jamás. Pandemia, salas cerradas, prohibición de conciertos y un futuro incierto. Muchos proyectos y empleos están en peligro sin darnos cuenta que la cultura forma parte de nuestra esencia, es necesaria e imprescindible. Pero no parece fácil que un sector que siempre ha destacado por su precariedad pueda sobrevivir al COVID. Aunque, debemos ser optimistas. Quienes forman parte de este mundillo se han enfrentado a situaciones complicadas desde siempre. Les hemos dado voz en este extenso artículo donde los protagonistas de la escena underground de Madrid exponen sus duras realidades y sueños.

Muchos de estos músicos formaron parte de nuestro artículo sobre esa escena de Madrid que comenzaba a acunar una generación exquisita por su calidad y variedad. Ahora en tiempos del COVID merece la pena escucharles para entenderles, defenderles y no olvidar lo que mola irse de fiesta con sus temas o sudar en sus conciertos.

A través de estas líneas podrás escuchar su voz pero te animamos a escuchar sus letras que hablan tan bien de emociones universales en nuestra playlist de Spotify que hemos creado con todos ellos como representantes de la música de Madrid. Volveremos a verles en los bares cuando todo acabe, mientras, necesitan todo nuestro apoyo. Empezando por escuchar lo que tienen que decir. Larga vida a la cultura.

Delaporte

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Bandas

¿Cómo os ha afectado nivel personal y musical el tema del COVID?

Sandra Delaporte: A nivel personal nos ha afectado en que no puedes ver a la familia o a los amigos sobre todo en el lockdown, y te asusta un poco porque ves que hay mucha gente sufriendo y muriendo. Nos daba un poco de ansiedad. Luego se fue transformando en esperanza. Con la segunda ola nos volvió a dar la bajona personal y musicalmente porque teníamos que reestructurar fechas como la de la Riviera, que era la presentación del disco.

¿Os habéis planteado dejarlo?

En ningún caso. Además todo lo contrario, vamos a intentar dar mucha leña para seguir ahí y que la gente siga escuchando nuestros temas y que la cultura siga ahí. A mí la música, los libros, alguna serie y en definitiva la cultura me ha salvado un poco de esa oscuridad.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Ha sido un año de hibernación. Un río ha arrollado todo y nos quedamos en la orilla esperando a que construyan un puente para seguir caminando. La idea es seguir cuando todo se mejore, haya inmunización o funcione la vacuna. No os voy a engañar a veces da ansiedad pero machacarse no sirve de mucho y hay que tirar para adelante.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Da un mal rollo que flipas. Nos da miedo perder esas salas donde hemos crecido Sergio y yo, las salas donde hemos estado tocando con nuestros bandas anteriores y con Delaporte. Es una pena porque son centros neurálgicos donde pasan cosas muy bonitas e importantes para la cultura que no es mainstream. Cuanto menos espacios sigan menos cultura habrá.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Es un tema polémico. Para empezar hay bandas como nosotros que tenemos la suerte de poder ir viviendo de los ahorros que nos generó la anterior gira porque el 80% de los ingresos de las bandas vienen de conciertos. El resto es de sponsors o streams pero los números cuando son como los nuestros, más underground, provocan que vivamos de ahorros o de derechos de autor. Molaría que hubiera un sindicato o si eres autónomo que sea más flexible darte de alta o de baja. Molaría también más apoyo desde el Ministerio de Cultura a los proyectos. La cultura es un trabajo y así se debería considerar. Me pone triste hablar de esto.

¿Crees que es posible la supervivencia de la escena?

Hay gente, desde las salas o los sellos a los músicos, los técnicos de sonido y demás gente de la música, que se esta agarrando a un clavo ardiendo y no sé cuanto más van a poder estar en la cuerda floja. Me gustaría que sobreviviera esa escena alternativa que nutre esa parte espontánea de la cultura, la más verdadera aunque sea pequeñita. Es una visión romántica que espero que sobreviva.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

En nuestro caso vivimos de ahorros y cosas de marcas que salen, que es de lo que se puede vivir ahora. Ni nosotros ni ningún artista puede hacer nada más. Si hay algún artista que tiene derechos de stream pues puede ir tirando sino es imposible. Está siendo duro la verdad.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

No solo dando el 100 por 100 sino el 250. Quedarte en el punto de antes de la pandemia como mínimo. No sé cómo nos lo vamos a montar pero hay que perseverar.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Ha habido un cierre muy gordo. Hay que adaptarse a las circunstancias pero quizás se pudiera hacer cosas diferentes con limitaciones perimetrales, con gente de pie a distancia, más conciertos al aire libre… Creo que no se han aplicado bien las restricciones ni se ajustan a todas las formas de cultura que existen.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

He estado escalando. Me fui a Mallorca a aprender a bucear. Estoy retomando el piano en serio para coger más técnica. Leer libros a lo loco. Dormir mucho, hacer más promo.

¿Sois optimistas con el futuro?

La gente se ha hecho el planteamiento de lo importante que es la cultura, de lo que echa de manos la fiesta, ver conciertos o festivales. Lo que va a venir después va a ser muy bueno.

Niña Polaca

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Madrid

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y musical el tema del COVID?

A nivel musical se podrá ver en nuestros próximos lanzamientos para el año que viene. Aunque las canciones no traten sobre este tema, es un poco inevitable que en ellas se perciba un poco de la desidia, la ira y el anhelo por algunas de las alegrías de la vida juvenil que a día de hoy no se pueden disfrutar.

¿Os habéis planteado dejarlo?

No. Mientras no nos matemos entre nosotros habrá Niña Polaca para rato.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Como banda le debemos mucho a nuestro sello, Subterfuge. Si no fuera por la confianza que han depositado en nosotros probablemente estaríamos muy parados y dispersos.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Claro. Son salas con muchos años de historias en donde se han labrado relaciones y amistades que luego han trascendido los años. Además, cuantas menos salas haya, más difícil y caro será tocar en directo.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas? 

Creo que ahora mismo las necesitan más los gremios de técnicos de sonido, de luces, de montaje y organización de eventos, las salas de espectáculos etc.. Nosotros hemos decidido hacer música así que ya estábamos hechos a la idea de no tener ingresos. Lo que sí nos vendría muy bien a quienes nos hacemos un hueco son facilidades para poder cotizar lo poco que ganamos.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Mientras sigan habiendo personas con ganas compartir sus movidas y sigan habiendo escenarios donde dar un espectáculo, claro que sí.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Está muy complicada la cosa. Parecía que la industria musical independiente estaba levantando cabeza tras las hostias del mp3 y de la piratería, y ahora esto. Es un bajonazo para todos.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Ni idea. Como banda nuestro espacio predilecto son las salas de conciertos, así que lo que tenemos son ganas 1000 de empezar a ver la luz al final del Covid.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Siempre se pueden hacer mejor las cosas.. Aún así, no imagino cómo se podría haber hecho diferente en este sector. No tenemos más remedio que confiar en que en un par de años podremos volver a disfrutar de un subwoffer en la cara a las 5am de un jueves.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Llorar.

¿Sois optimistas con el futuro?

Casi siempre.

No te pierdas la entrevista que les hicimos hace unos meses y esta te atento a sus próximos lanzamientos de canciones: Joaquin Phoenix y Garabatos-Despedidas

Jordana B

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Jordana B

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

María Solá: Ha sido un año muy triste para el sector cultural. A nivel personal he vivido muchos cambios anímicos: subidas y bajadas constantes de autoestima, sentimiento generalizado de claustrofobia, y también he llorado bastante. Por otro lado, esa “montaña rusa” también ha sabido mantenerme alerta y obligarme a observar mis pensamientos, sentimientos y emociones desde lugares mucho más profundos. También he superado muchos conflictos, he luchado a muerte por mis proyectos personales y he conseguido sacarlos adelante. De eso estoy muy orgullosa, y esto también se refiere al ámbito musical. Durante todo este tiempo aprendí a tocar otros instrumentos y compuse 5 canciones en las que a día de hoy sigo trabajando para que dentro de poco la gente las pueda disfrutar.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Sí, más que nunca. Aunque la conclusión seguía decantándose por ser un : “Qué ganas tengo de volver a tocar, joder…” o por un “… cuando eso se acabe y podamos volver a tocar”… Si lo miras desde este punto de vista se nos ha privado no solo de lo que nos sostenía como artistas sino como personas. Se nos ha privado de nuestro sentido del vivir. De nuestro motivo para levantarnos todos los días. La poesía, la música, los eventos… Esos eran mis motivos. Tiempo después, cuando la gente volvió al trabajo y se pudo hacer un poco de vida normal, esa sensación seguía vigente en nosotros. Esa falta de motivo de existir. En mí, acampó. Y sigue ahí echándose la siesta.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

En casa de mi madre, cuidando niños, pidiendo prestaciones…

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Más que mal rollo es una tristeza infinita. Es como si muriera tu ídolo. Una sala que te cobija durante un concierto es un corazón enorme donde todos podemos llorar, reír, bailar, olvidarnos “de” o recordar “a”… Las salas son iglesias, es el lugar en el que hacemos la comunión.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas? ¿Creéis posible que lleguen esas ayudas?

No creo que sea posible. No porque no lo intentemos sino porque sabemos muy poco sobre nuestros derechos. Sin embargo, hay muchos movimientos que se han esforzado por sacarnos adelante y darnos voz. Este es el caso, por ejemplo, de Alerta Roja,  y también quería agradecer el apoyo que me brindó Subterfuge, el cual me dio ilusión por seguir adelante.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

De las personas que la engloban no lo sé. ¿De la música? Eso siempre. Es un instinto natural. Las escenas van y vienen… Habrá otra escena, y otra, y otra…

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Si ya era difícil la primera mitad de la frase y encima le añadimos “con este panorama”….

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de maría solá (@solaoteyza)

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Soñando y siendo muy ilusos, que parece que es lo que nos caracteriza. Pero… ¿Qué sería del mundo sin nosotros?

¿Sois optimistas con el futuro?

Sí lo soy, y creo que se vienen cosas maravillosas. También esas cosas maravillosas traerán, después, torrenciales… Pero eso ya es otra historia.

Auto Sacramental

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

A nivel personal creo que a muchos nos ha supuesto replantearnos nuestras prioridades y nuestra forma de vida… Haces una reevaluación de lo que tienes, de donde estabas cuando empezó la pandemia. De donde quieres estar cuando haya terminado: quizá viviendo una vida menos frenética, intentando apreciar más las cosas que importan y que antes dábamos por sentado. Y todo esto contando con que no te toque de cerca el virus; con la muerte de un ser querido, por ejemplo.

A nivel musical la pandemia es devastadora para un músico. Aunque no vivas de ello, el impacto emocional de no poder hacer música en directo, o disfrutar de ella, es muy duro.

¿Os habéis planteado dejarlo?

En mi caso, no. Y tampoco conozco a nadie que lo haya hecho sino todo lo contrario. Ahora es cuando más se necesitan los proyectos musicales porque eso es lo que nos anima a seguir adelante.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

A mí me da muchísima pena que salas emblemáticas cierren. Sobre todo, en Madrid, que son las que mejor conozco y donde he vivido muchos buenos momentos… Espero que sitios como el Trashcan, la Costello, Siroco o Wurlitzer no tengan que cerrar. Las salas pequeñas son las que dan vida al underground musical. Sin salas de conciertos, no hay escena.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Iniciativas como becas a la creación, residencias artísticas, locales de ensayo gratuitos, concursos para financiar una grabación… siempre son bienvenidas. Incluso ayudas indirectas, como ofrecer incentivos a las salas por programar bandas locales o emergentes. Pero la mejor opción es la Renta Básica Universal para artistas, incluso para la población en general. Pienso que no podemos seguir organizando la sociedad en base al trabajo cuando sabemos que el pleno empleo es imposible. El Covid solo ha empeorado la crisis del modelo capitalista actual.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Siempre habrá una escena musical porque las personas tenemos esa necesidad de expresarnos artísticamente, a pesar del escaso apoyo institucional. Pero cuando salgamos del Covid el panorama musical no será el mismo que a principios del 2020. Habrá muchos proyectos y bandas que no sobrevivan a la pandemia, aunque haya otros nuevos. Se tardará un tiempo en recuperar el mismo nivel de diversidad, de riqueza que había de salas, festivales y micro-escenas.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Conozco músicos profesionales (no es mi caso, yo vivo de ser profesor y traductor) que están buscando otras fuentes de ingresos y planes alternativos de vida. Tienes que ser un músico muy consolidado para poder sobrevivir con tus ahorros hasta que se pueda volver a girar.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

De hecho, tengo la suerte de haber podido montar una banda para directos durante la pandemia. Ahora somos tres: un bajo eléctrico, un batería (tocando un kit digital) y yo mismo, haciendo voz y sintes. Estamos trabajando a distancia y ensayando cuando se puede.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Yo tendría que haber presentando mi primer álbum en octubre. Pero prefiero esperar a poder tocar en directo para hacerlo. Así que solamente publiqué un vídeo de adelanto: “Vigilia feat. Caliza”. Y también tenía muchos bolos y algún festival, todo cancelado.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Creo que está demostrado que los mayores focos de contagio son reuniones familiares y fiestas. La cultura es muy segura y al final pagan justos por pecadores. Respetando las medidas de seguridad y el toque de queda, se podrían celebrar conciertos perfectamente.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

A mí me ha dado para componer otro disco, uno conceptual sobre la pandemia. Sobre temas como la crisis del hedonismo capitalista, el impacto psicológico del distanciamiento social, la proliferación de las conspiranoias, el auge del capitalismo de vigilancia, la fragmentación política, el estado de excepción como norma…

Y también hemos hecho unas camisetas de Auto Sacramental. Pronto verán la luz.

¿Sois optimistas con el futuro?

En filosofía el optimismo es pensar que vivimos en el mejor de los mundos posibles… Partiendo de eso, es difícil ser optimista hoy en día. Vivimos en una distopía. Una mezcla de Neuromancer de William Gibson e Idiocracy de Mike Judge… A nivel personal, yo me encuentro entre el optimismo trágico y el pesimismo cósmico: el optimismo trágico asume lo peor para tratar de sacarle algún sentido positivo; el pesimismo cósmico asume el humor como defensa ante la adversidad… Volviendo a lo práctico, creo que la pandemia quedará atrás dentro de unos años, como otras pandemias anteriores. Y entonces echaremos la vista atrás y recordaremos esto como un momento histórico.

Caballo Prieto Azabache

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

A nivel personal, me imagino que como a todos, los primeros meses pues más chungo por el tema de no poder salir a la calle ni ver a la familia y colegas. Y ahora un poco mejor, por ya ir haciendo vida «normal».

Y a nivel musical, teníamos unos conciertos muy guays en verano e íbamos a esprintar para sacar el disco, pero como al final todo esto ha hecho que el tiempo pase a un segundo plano, pues el disco lo estamos haciendo con más calma y estamos intentando recuperar alguna fecha para el año que viene.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Tenemos la gran suerte o la gran desgracia de que esto para nosotros es un hobbie y no vivimos del asunto, por eso creo que no, o por lo menos no salió el tema.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Pues seguimos ensayando, preparando el disco, y además hemos tenido la gran suerte de que nos incluyeron en el ciclo de sesiones vermú de la CAM y hemos tocado un montón, más que nunca, así que para ser el grupo más underground de la capi, no nos está yendo mal.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Pues claro, tenemos muchos colegas que curran en el mundillo y es una gran putada. Creo que habría que darles alternativas para seguir con su actividad y ayudarles mucho más. No puede ser que en el tren, el avión o en el metro vayamos todos pegados con mascarilla y que todo bien, y que luego no puedas ver un concierto indoor sentado en una silla con mascarilla y manteniendo la distancia.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Pues habría que crear una ayuda especial al mundo de la cultura además del tema de autónomos y el IVA. Pero sobre todo lo que creo que habría que hacer es ceder espacios al aire libre gratuitos a las distintas salas para que puedan hacer sus movidas, que plazas y campo hay mogollón. Si se ha podido hacer en los pueblos, creo que también se puede hacer en las ciudades, de manera bien organizada y controlada.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Pues como siga así el tema, habrá mucha peña (bandas, salas, staff de las salas, discográficas, etc) que se quede por el camino. La escena sobrevivirá, si no es con unos será con otros, pero obviamente no creo que volvamos a lo de antes, o por lo menos no en bastante tiempo. Una pena.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Pues la peña mainstream, aún bajando sus cachés y dando menos conciertos entiendo que podrá vivir de eso, de las ventas, de los royalties, etc., pero el resto lo están teniendo jodido, ya que además de no estar tocando ahora, en cuanto se medio se recupere esto, los cachés serán más bajos y no va a haber hueco para los grupos pequeños, ya que se están reagendando los festivales y conciertos del año que viene con los mismos grupos. Me imagino los festivales del año que viene con los mismos cabezas de cartel.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Eso seguro, pero aunque justito, aún llegamos a tiempo, sólo hay que tener voluntad de hacerlo y hacerlo ya.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Visitar pueblos de Madrid y disfrutar de su gastronomía, una mudanza, alguna entrevista, sacar «Postas» y rodar el vídeo, grabar algún otro tema, conocer a peña bastante guay de otros grupos.

¿Sois optimistas con el futuro?

Nosotros partimos casi de cero, por lo que todo lo que venga será por añadidura, así que siempre optimistas y a tope!

Fauces

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Fauces (@somosfauces)

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Charlie: Cada cual lo ha llevado diferente porque nuestras rutinas varían bastante, pero así en general creo que todos hemos pasado por una etapa más dura y otra de adaptación. Con la música nos ha pasado igual, al final creo que hemos sabido reprogramar el viaje y aprovechar el tiempo.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Para nada. Al contrario, si acaso hemos buscado más proyectos y hemos participado en otras iniciativas. Al final los que nos dedicamos a esto es porque en cierta medida lo necesitamos, y creo que nos hubiéramos vuelto locos sin la música. También es porque para nosotros no es algo que nos dé de comer todavía, así que no era como tener que cambiar de trabajo.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

¡Como podemos! Ahora mismo estamos a cero y poniendo lo que podemos de nuestro bolsillo. Pero la gente se ha volcado mucho con nosotros y lo que estamos perdiendo de los conciertos lo estamos ganando en las redes.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Para nosotros, ahora mismo, están todas cerradas. Tenemos muchas ganas de tocar, sobre todo para presentar el nuevo proyecto. Deberían haberse asegurado ya unas medidas de seguridad coherentes y equitativas para mantener la música en vivo, pero no perdemos la esperanza de que se escuche al sector de la cultura, que tiene muchas ideas al respecto.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Nosotros solo podemos hablar de las bandas emergentes, porque no estamos en ningún sello y al final son situaciones diferentes. Los que estamos en esta situación necesitamos dos cosas: volver a los conciertos y financiación para nuestros proyectos. Si nos das la primera ya nos encargamos nosotros de la segunda. Ahora mismo no parece que se esté favoreciendo ese escenario.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Hablando con un conocido me comentó que al final, como en todas las crisis, sobreviven los que no necesitan el dinero. Yo creo que también hay siempre quien sabe adaptarse y encuentra la oportunidad donde parece que no hay nada. Pero aunque nosotros hemos podido aprovechar el tiempo para grabar nuestro nuevo disco (El Camino), como la mayoría necesitamos girar por las salas para recuperar la inversión y poder seguir trabajando.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

El que tiene medios, sí. Creo que la mayoría de bandas emergentes están dejando los proyectos en stand by porque no hay dinero para trabajar.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Bueno, ideas hay unas cuantas, habrá que ver hasta qué punto funcionan. Se habla de conciertos virtuales, de crowdfundings… Nosotros vamos a intentarlo todo.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Nosotros venimos de un año en el que estábamos en todos los concursos. Fue una forma de empezar a probar los temas en directo con menos presión, de ir haciendo contactos y conociendo a gente. Este año íbamos a dar el salto a los festivales, teníamos planteada una pequeña gira… Lo complicado ha sido reubicarse y decir “venga, no pasa nada, el año que viene será”. Aun así, a la larga ha tenido sus cosas buenas.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Sí. Entendemos que es muy complicado cuando las directrices no están unificadas en unos y otros sitios, pero establecer unos protocolos claros para mantener seguras las salas hubieran hecho la cosa mucho más llevadera.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Lo primero que hicimos fue abrir nuestra tienda de merchan, y después publicamos una versión de Veneno pa tu piel que últimamente está teniendo mucha visibilidad (gracias, sobre todo, a los stories de Isabel Torres). A parte de eso, el disco que llega este mes y los proyectos que cada uno ha ido encontrando para mantenerse ocupado.

¿Sois optimistas con el futuro?

Por supuesto. Creemos que cada vez nos estamos adaptando más a esta nueva situación y que tarde o temprano se van a empezar a asegurar las condiciones en los conciertos de forma masiva. Es cuestión de tiempo.

En cuanto a lo personal, estamos teniendo el momento más redondo del grupo después del lanzamiento de Bestias, así que ahora mismo ser positivo es casi obligatorio.

Delahaus

YoutubeSpotifyInstagram Facebook

Bandas

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Javi: A nivel personal bastante, estuvimos enfermos en marzo, primero Rocío y luego yo (Javi), lo mío fue leve, pero Rocío tuvo muchos problemas respiratorios, fueron unas semanas muy complicadas y han quedado algunas secuelas respiratorias leves que aparecen de vez en cuando.

A nivel musical para Delahaus ha sido un año feliz, crear música es felicidad y algo hemos podido hacer. Tras recuperarnos escribimos una canción que nos salió del tirón, «Extraños», una canción de ánimo y agradecimiento por el apoyo recibido. Hicimos un vídeo con clips que nos mandaron familia y amigos, fue todo muy sanador y ha sido nuestra canción más exitosa hasta el momento, creo que la gente percibe la energía positiva que emana. Luego lanzamos «Cinemascope», una canción que habla de las relaciones tóxicas, que es algo que a todos en algún momento nos ha tocado cerca. Las dos las produjo, a partir de nuestras grabaciones caseras, Alex Olmedo, un excelente músico, productor y amigo.

¿Os habéis planteado dejarlo?

No, para nosotros dejarlo no es una opción, siempre nos hemos planteado hacer canciones como algo que es parte esencial de nuestra vida, algo que nos acompaña en el día a día, suena a tópico, pero es así. La ilusión de cualquier persona que compone es que te digan «Me encanta la canción». Al ser Delahaus un grupo independiente que se autoedita, podemos permitirnos dejar que las canciones salgan de su escondite cuando lo deseen, solo tenemos que conseguir que la inspiración nos pille trabajando, como decía Picasso, para cazarlas al vuelo.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

No nos dedicamos profesionalmente a la música, tenemos trabajos relacionados con el mundo digital y, afortunadamente, van bien. Eso hace que podamos seguir pensando en la música en nuestro tiempo libre.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Nos da mal rollo absoluto. Cada sala que cierra es un golpe demoledor, pero nos preocupan tanto las salas como el resto de personas que viven de la música en directo. Los artistas son la cara visible, pero detrás hay toda una industria que lo está pasando realmente mal. Tenemos al lado de casa el «Jazzville» una pequeña sala que lleva cerrada desde el comienzo de la pandemia y nos da muchísima pena cada vez que pasamos por delante.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Creo que aquellas personas que se dedican a la música profesionalmente deben tener una ayuda. Es un un trabajo, vocacional, pero un trabajo como otro cualquiera.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

No sabemos si sobrevivirá todo lo que existía antes de la pandemia, lo que sabemos es que resurgirá, porque la gente necesita la música en directo. «Extraños» habla de eso justamente, de cómo volverán los conciertos, los festivales y cómo disfrutaremos cantando y bailando.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Puede vivir la gente que ya es importante, para el resto, incluso es muy mal momento. Se dejó de poder vivir de los discos y ahora se ha dejado de poder vivir de los conciertos,

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Nuestra idea este año era empezar a movernos más en directo y hacer más promo. Empezamos el proyecto pensando solo en grabar y publicar canciones, pensábamos que ya iría llegando la necesidad de tocar en directo y que la selección del repertorio se haría de forma natural por la respuesta del público.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Sí, sin duda, se podían llenar trenes o aviones para viajar durante tres o más horas, o tenías que ver al metro lleno en hora punta y, en cambio, durante mucho tiempo no se han podido dar conciertos al aire libre con todas las medidas de distancia e higiene. Creo que la música en directo ha sido la más cumplidora y, sin embargo, ha pagado el pato por no tener una forma de defenderse como bloque, por falta de poder. Hay mucha gente para la que los artistas son esa gente que no quiere un trabajo «normal», que pregunta a qué te dedicas y, si le dices que eres músico, artista en general, te dice: «no, pero de trabajo», como si dedicarse al arte no fuese un trabajo. Con esa mentalidad tan extendida, también entre los políticos, es difícil que respeten la cultura.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Durante la pandemia dimos un concierto acústico en casa para «Indie en femenino», una plataforma de apoyo a las mujeres en la música y en el arte en general, ese tipo de acciones nos gustan mucho. Hay cosas por las que hay que luchar cada día. También hemos empleado mucho tiempo en intentar hacer llegar nuestra música a la mayor cantidad de gente posible. El resto ha sido cuidarnos, cuidar e intentar seguir adelante. Aunque lo más importante es que 2021 nos trae a León, nuestro primer hijo.

¿Sois optimistas con el futuro?

Sí, somos de naturaleza optimista, es una característica clave de la música de Delahaus. Aunque somos más de mirar el presente. Si miras al futuro te olvidas del hoy, de las cosas importantes que tienes ahora y a las que, por pensar en el futuro, dejas de hacer caso. Puede ocurrir que en ese futuro soñado lo que encuentres es que echas de menos las cosas que no apreciaste en su momento.

Dana Point

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Madrid

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Paula: A nivel personal ha supuesto un paréntesis en nuestros respectivos trabajos, ya que ambos curramos en el sector de los eventos culturales. Por otro lado, a nivel musical ha sido un resurgir, ya que nuestro proyecto surge precisamente a raíz de la cuarentena. A pocas semanas de haber iniciado el estado de alarma empezamos a grabar versiones de grupos que nos molan e inmediatamente después a componer nuestros propios temas. Se puede decir, en cierto modo, que esta situación de crisis para muchos, nos ha dado el tiempo que necesitábamos para hacer la música que nos gusta.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Principalmente, gracias a los ERTE y, desde hace varias semanas, volviendo al trabajo de manera prudente y progresiva. Anímicamente estamos bien, resistiendo y con ganas de volver a algo parecido a la antigua normalidad en lo que a vida social se refiere.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Nos da mucha pena, porque en muchas de las que ahora se encuentran en peligro hemos pasado nuestro tiempo disfrutando de conciertos maravillosos en compañía de nuestros amigos. Por supuesto, también tocando. Además, está en riesgo el trabajo de muchísimos profesionales del sector.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Creemos que las ayudas deberían abarcar, no solo a las bandas, si no a todo el sector de la música en directo para que la recuperación sea lo más extensa posible. Para que un grupo se pueda desarrollar es necesario que exista esta infraestructura.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Sí. No sabemos el tiempo que llevará pero, como siempre, la música (y la cultura en general) consigue sobreponerse a todas las crisis.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

De la música en directo desde luego no. Si tu modelo de negocio no depende únicamente de los conciertos y tienes ingresos suficientes gracias al streaming, los royalties y el merchandising puedes seguir viviendo de la música, aunque los artistas que están en esa situación son un pequeño porcentaje.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Afrontando lo que venga. No nos queda otra.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Aparte de la cancelación de actuaciones que teníamos prevista con otros proyectos, hemos tenido que cancelar proyectos profesionales y planes personales.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Totalmente. Se ha puesto (y se sigue poniendo) demasiado el foco en el mundo de los eventos cuando se ha demostrado que, con las medidas adecuadas, se pueden llevar a cabo de manera segura y sin ningún peligro.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Aparte de componer, aprender a tocar nuevos instrumentos, escuchar mucha música, leer, ver pelis, escribir. En definitiva, lo que nos gusta hacer y a lo que ahora hemos podido dedicar más tiempo.

¿Sois optimistas con el futuro?

Sí, las cosas volverán eventualmente a la normalidad y la música en directo vivirá un renacer. Lo que no sabemos es cuánto tiempo llevará.

Descúbreles en nuestra entrevista con ellos.

Las Chillers

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de LasChillers (@laschillers)

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y musical el tema del COVID?

Rocío Saiz: A mí me ha machacado a nivel emocional muchísimo, todos mis proyectos se han caído y me he quedado sin trabajo. Siempre digo lo mismo, llevamos años haciendo feliz a los demás, pero en cuanto las cosas han ido mal la cultura le da igual a todo el mundo.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Bueno este año de hecho íbamos a presentar la gira de despedida, pero tampoco ha sido posible. Esperemos que la siguiente.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Yo intento sacar cosas adelante, ponerme a escribir y tirar para adelante, pero te mentiría si te dijese que no me flaquean las fuerzas.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Por supuesto. Esto es una jodida tragedia y la mayoría de nuestros amigos en la calle.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Lo llevo diciendo desde hace mucho tiempo. El “comunismo” de la música, que haya un sueldo mínimo con unas condiciones laborales mínimas, que no sea la ley de la oferta y la demanda. Que las bandas más grandes ayuden a las pequeñas. No hay otra opción.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Esto es como las crisis, en la música también pasa. Si no cuidamos a los pequeños de la pirámide no hay futuro posible. Ni diversidad ni diferencia, y es necesario.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

No se podía vivir antes, ahora menos.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Yo nunca me había planteado lo del verkami pero le estoy dando vueltas. Me da mucho palo pedir dinero tal y como están las cosas. Pero si no lo hago tampoco podré grabar el disco.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

El disco, Era mi sueño. Ya lo tenía escrito y ahora hay que pararlo todo.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Por supuesto. Es que todavía ni se ha gestionado. La han abandonado directamente.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Yo me he puesto a escribir una obra de teatro y un libro. Y en ello estoy.

¿Sois optimistas con el futuro?

De momento y tal y como están las cosas seria engañarnos. Lo dudo a corto plazo.

Pat Llombet

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pat Llombet (@patllombet)

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

A nivel personal creo que ha sido un año complicado a la hora de redirigir mis objetivos y de entender que no era posible establecer metas demasiado fijas porque todo podía cambiar en cualquier momento. En cuanto a la música, a mí me ha servido para tener mucho más tiempo a principio de año para lanzar mi primer single y aprovechar para estudiar y trabajar en qué forma quería que tuviera el resto de canciones que ahora empiezan a salir, pero sin duda ha sido duro el no poder tocar en directo, ni viajar para tener la posibilidad de trabajar con otros artistas a nivel nacional.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Lo cierto es que no. No me he planteado abandonar el proyecto, pero sí que he decidido darle un enfoque más realista e ir trabajando poco a poco mientras combino mi carrera musical con un trabajo externo como abogada y gestora cultural, que es lo que estudié.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

En mi caso, creo que la clave ha sido potenciar mi paciencia y tratar de estar contenta con el resultado de lo que voy haciendo, más allá de los números y de la situación. Es duro porque está claro que no está siendo fácil y que me encantaría sacar rendimiento económico de todo este esfuerzo y trabajo, pero de momento, no queda otra.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Sí. Es uno de mis mayores temores con toda la pandemia. No es la tristeza de no haber podido tocar o ir como espectadora a conciertos este año, sino el pensar que no sabemos cuándo podremos volver a hacerlo y que tal vez no existan lugares para celebrarlos. Me da muchísima pena porque conozco a dueños y gestores de salas que lo están pasando verdaderamente mal.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Creo que debería optarse por más becas institucionales o créditos públicos que salven la cultura. Si a nivel económico es complicado, otra opción es ayudar a las salas y promotores, para que estas puedan seguir dando trabajo a técnicos, artistas, músicos… En definitiva, empezar por reactivar la cadena.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Yo quiero creer que sí. Saldremos malheridos, pero de alguna manera, estaremos vivos y con ganas de salvarnos entre todos.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Si antes era muy difícil, ahora es prácticamente imposible. En mi caso concreto, es cierto que aunque no me daba para vivir solo de ello, empezaba a tener ingresos que me permitían reinvertir en el proyecto, pero ahora si no fuera por mi otra faceta laboral, sería imposible mantenerme. Y como me pasa a mí, le pasa a la mayoría de músicos y artistas del país. Más aún, si son independientes.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Tenía alguna entrevista con pequeñas discográficas que, por culpa de no poder viajar y del parón laboral, se esfumaron. Obviamente, todos los bolos se han ido cancelando y me hacía especial ilusión dos proyectos más o menos grandes de grabación y composición en Madrid.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Completamente. Creo que en un primer momento era necesario el parón, pero desde luego estoy convencida de que es uno de los sectores a los que más se ha castigado y a los que no se ha dejado trabajar aun poniendo los profesionales, todo a disposición de las medidas de seguridad y los protocolos. No me parece justo.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Yo he aprovechado para seguir estudiando tanto mis oposiciones como abogada como para mejorar con los instrumentos, investigar mucho sobre nuevos sonidos y potenciar mi capacidad creativa. Me he apuntado a cursos de escritura, de idiomas y de danza para mantenerme activa.

¿Sois optimistas con el futuro?

No queda otra que serlo. Ahora parece que empieza a verse una luz al final de este túnel eterno.

Parquesvr

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

A nivel personal lo hemos vivido de forma muy distintas, a todos nos ha afectado pero en mayor o en menor medida. En cuanto a nivel musical nos pilló cuando parecía que el grupo podía despegar, hicimos sold out en la presentación del disco, teníamos un concierto pendiente el 27 de marzo en El Sol prácticamente agotado y tocábamos en verano en muchos festivales, no sabemos si podremos recuperar esa dinámica pero seguiremos tocando cuando se pueda. A nivel compositivo ha servido para hacer temas nuevos y poder encarar un segundo disco, es difícil componer cosas divertidas en este periodo por lo que el segundo disco creemos que puede ser más formal u oscuro que el primero.

¿Os habéis planteado dejarlo?

No, lo nuestro es un grupo de colegas, así nació y así seguimos, no teníamos pretensiones más allá de pasarlo bien con él. Ahora tenemos una excusa para vernos, ensayar y tocar en el local.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

A nivel grupo como todos, ensayando y componiendo, pudimos tocar en verano en Leganés en un anfiteatro al aire libre junto con Camellos y C.A.R.R.E.R.A. Y fue un chute de energía brutal y tenemos una fecha pendiente el 25 de febrero en la sala Independance dentro del ciclo Mazo Madriz, por lo demás todos vivimos de nuestros trabajos, no de la banda.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Mucho, habrá muchas salas que nunca volverán a abrir y otras que serán otra cosa cuando lo hagan. Es un pena, pero es algo que sabemos que va a pasar, es una situación muy dura para todos.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Más que a las bandas, creo que las ayudas deberían de ir destinadas a locales de ensayo, salas, festivales, promotores y que se puedan realizar iniciativas con más asiduidad de las que se hacen en la actualidad, respetando siempre las medidas sanitarias. Muchas salas no abren pues no les resulta rentable hacerlo en este escenario.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Seguro, la gente sigue consumiendo música, desconozco el dato pero estoy convencido que se ha escuchado más música en 2020 que en 2019. Otra cosa serán los conciertos, los hábitos de consumo cambian y no sabemos lo que costará que la gente se vuelva a meter en una sala pequeña a saltar y sudar juntos.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Habrá peña tocha que lo haga, por lo general no, el músico vive del directo y si no se puede tocar, no se puede vivir.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Pues como podamos, esperemos que la vacuna acelere todo y que podamos volver a la normalidad lo antes posible, veo muy complicado que existan festivales grandes el verano del 21 pero ojalá me equivoque. Mientras tanto, sacar temas, componer y esperar.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Pues todos, esto es ha supuesto un reseteo en todos los sentidos, nosotros dimos 4 conciertos antes de todo esto, apenas pudimos tocar, 2020 era nuestro año y 2020 ha sido una puta mierda.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Parquesvr (@parquesvr)

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

No quiero dar opiniones de cuñado, por lo que prefiero no opinar demasiado sobre esto. Se podrían haber hecho mejor muchas cosas en muchos sentidos. Si te soy sincero me cansa un poco el lloriqueo.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

A nivel banda componer y ensayar. A nivel personal nuestro guitarra está a punto de ser papá y el resto vivir esto lo mejor que hemos sabido y podido.

¿Sois optimistas con el futuro?

Yo quiero serlo, quiero pensar que dentro de poco estaremos tocando, viajando y que la cosa irá mejorando con el paso del tiempo, pero cada vez que he vaticinado algo me he equivocado por lo que no tengo ni idea de lo que puede pasar.

Camellos

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Camellos (@camellosdigame)

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Veo que empezamos con los temas alegres, BIEN. Suponemos que habrá poca gente a la que le haya afectado para bien a no ser que sea desde el punto de vista de conocer mejor a las personas con las que conviven o tener un poco más de tiempo para cosas que tenían aparcadas. A nivel personal cada uno ha tenido lo suyo, pero a nivel musical pues postergando un poco la presentación de nuestro disco Calle Para Siempre que nos dio tiempo a presentar en bastantes ciudades… como estamos todas las bandas: dividir el número de conciertos en el año por 10 y centrados más en creación y composición que en los directos. Eso y entrevistas/vídeos.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Pero si es lo único que se nos da bien. Hemos pensado en dejar de fumar, eso sí. Bromas aparte, sabemos que muchos grupos están tan jodidos o más que nosotros por la situación pero hay que tener paciencia y no estallarse la cabeza contra el radiador o peor aún, dejar la música.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Con sentido del humor, televisión, deporte, libros… La gente que tenemos cerca y nos quiere. Es una putada pero nos lo hemos tomado todo con la calma que hemos podido. Pero ya está bien de calma, ahora queremos un poco de que acabe esta mierda y dejar de teletrabajar y volver a churrar.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Nos da más mal rollo que no vuelvan a abrir o que tengan que cambiar el negocio por otro. La verdad que de un tiempo a esta parte se había recuperado bastante el circuito de salas, con propuestas muy profesionales y asentadas, con gente con vocación y entrega total. Sinceramente creo que las salas y las personas involucradas en la música y la producción musical volverán a ello y lo recuperarán todo, porque como en nuestro caso no es posible decidir. Les mandamos mucho ánimo y apoyo a todas las salas y sobre todo a las personas que lo hacen posible, el esfuerzo que han hecho.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Para abordar las ayudas a las bandas primero sería algo bastante bueno empezar por el principio y tratar a las bandas como trabajadores. Sin querer meterme en once jardines a la vez sólo quiero decir que para regularizar la situación de las bandas no es tan fácil como ofrecer ayudas económicas, hay un problema de base bastante más complejo que no se soluciona “sólo con dinero”. Lo suyo sería una figura legal más ajustada a la realidad del sector y luego que hubiese ayudas.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Lo que nos va a costar es supervivir en lugar de sobrevivir. La escena sobrevivirá, no tengo dudas. Sobrevivió a la moda de los grupos que cantaban en inglés con acento de Juslibol.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

En esta situación lo difícil ya es vivir, y como siempre, vivir de la música y cualquier otro arte en general es más complicado. No va a quedar la entrevista más alegre del mundo y tampoco tiene por qué serlo, pero tampoco quiero que se confunda mi optimismo con falta de capacidad para ver la realidad. Ahora mismo todo está jodido y la música siempre lo ha estado un poco más.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Las bandas hemos aparcado un poco centrarnos en los directos para hacer todas aquellas tareas que había en los periodos entre gira y gira. La opción de los directos pasa por los teatros y las salas mejor acondicionadas, los festivales ya se verá porque algo se les ocurrirá.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

La sensación que tengo es que ha sido todo un sálvese quien pueda, muy poca intervención puesto que todos los sectores (o casi todos) se han visto afectados. Una vez más se ha dejado que la gente se busque la vida, se han cancelado conciertos y eventos de forma generalizada sin tener en cuenta si se estaban siguiendo o no normas de seguridad que en mi opinión convertían prácticamente más seguros a los conciertos que algunos trabajos y por supuesto los desplazamientos a los trabajos. Es un poco eso, que no hay medios, que ha habido un desborde total y se han optado por medidas random para absolutamente todo.

El miedo para concienciar a la gente mediante anuncios muy extraños puesto que no se confía en su madurez y el sentimiento de comunidad en muchos casos ni existe, y la improvisación y la culpabilidad para la industria que se considera menos importante. Nada que sorprenda mucho a la gente que hayamos visto salas cerradas por la sencilla razón de que encima viviese un político o alguien influyente al que no le apetecía tener una sala de conciertos cerca. Sirvan de ejemplo El Sótano en Madrid o la Sala Circus en Cerdanyola.

¿Sois optimistas con el futuro?

Si no confundimos el optimismo con la falta de realismo, sí. Siempre hemos confiado en la capacidad de esfuerzo de la gente de la música. No pensamos que las instituciones nos vayan a ayudar, pero sí creemos que el esfuerzo y la perseverancia de los músicos lleva mucho tiempo bien entrenado.

Los Wilds

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Bandas

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Bueno, creo que ha sido una gran sorpresa para todos del sector. Con lo cual todos se han visto afectados por ¨igual¨ También pensamos que de alguna forma el sector de la música se unió aun más. A nivel personal todos estamos de bajón pero ya mejor.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Todo lo contrário. Hay que seguir dando la chapa.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Todos tenemos nuestros trabajos y con esto vamos tirando.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Esto es un drama, ya que la industria musical se sustenta en una parte muy grande del circuito en salas y con los formatos actuales perdemos dinero todos, desde el promotor del concierto, el grupo y el dueño de la sala. Debería haber ayudas para ayudar a las salas que son el verdadero músculo de la industria musical y ya son muchos meses cerradas y sin poder hacer directos. Creemos que muchas salas tienen que repensar su forma de actuar con los artistas. Así que ahora, es el momento de valorar los artistas locales. Son ellos los que siempre están allí con muchas ganas.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Ayudas para grabar, de movilidad para viajar… y algún tipo de ayuda por estos meses de inactividad. Es un tema complicado. ¿Ayudas? ¡Sin duda!

¿Es posible la supervivencia de la escena?

La escena sobrevivirá y nos reinventaremos y saldrán nuevos grupos seguro. Pero también habrá mucha gente del sector que lo habrá pasado muy mal, habrá tenido que trabajar en otros trabajos y una parte de la escena sí que es probable que desaparezca sin ayudas. Creemos que somos de adaptarnos a todo. Hablamos de la raza humana.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Las bandas, las que pueden, están adaptándose a la nueva situación cambiando su estrategia de comunicación, grabando nuevos temas, cambiando el formato de sus giras.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Los Wilds somos una bandas de directos. Este año teníamos nuestra agenda de shows empezando por SXSW en Austin (cancelado). Y otros festivales más fuera de España como en Portugal, Reino Unido, Mexico.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Difícil hablar de como actuar en estos momentos. Seguro de lo que diga aquí no tendrá ningún sentido dentro cuando se publique esta entrevista.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Oír mucha música. Componer.

¿Sois optimistas con el futuro?

Con el futuro no sabemos, pero con el presente sí. Personalmente no veo el final de esta situación y al futuro lo veo muy incierto.

Blue Bell

YoutubeSpotify InstagramFacebook

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Íñigo Lowe:  Creo que las personas en el mundo de la música y otras artes estamos acostumbrados a no parar y nos gusta ese ajetreo constante. Es duro parar.

En el tema musical, la verdad es que nos afectó mucho. La primavera de 2020 iba a ser nuestro momento de mayor crecimiento. Justo en febrero terminamos de grabar nuestro próximo EP (Overrated Happiness), que íbamos a publicar antes de verano. También íbamos a presentarlo en lo que sería nuestro mayor concierto hasta la fecha en la sala Nazca, junto con una banda a la que admiramos mucho, los INC; y teníamos cerrada un gira por varias ciudades del país, y otro concierto en octubre con The Spam en la sala Sol, lugar que toda banda afincada de Madrid aspira a llenar cuando comienza a tocar.

.¿Os habéis planteado dejarlo?

Ojalá la respuesta a esa pregunta fuese un rotundo ‘no’, pero la realidad es que este año ha sido una especie de test para las bandas. Cuando dejas de ingresar dinero por conciertos, pero tienes que seguir pagando todo lo que supone mantener un proyecto… crecen las frustraciones.

Pero a su vez creo que hay algo positivo en esto, porque te obliga a poner sobre la mesa los motivos por los que haces lo que haces. ¿A quién no le gusta subirse a un escenario y recibir aplausos? Pero, ¿si te quitan esa parte ‘glamourosa’? Creo que ante esta situación, si estás en la música por las razones equivocadas, no aguantas mucho tiempo.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Manteniendo un enfoque hacia el futuro, y trabajando y planificando todo a largo plazo. Hemos aprendido mucho sobre aspectos extra-musicales en estos meses. Ha sido algo que nos faltaba, cosas que a veces descuidas de marketing, promo, etc. También nos estamos centrando en componer y en tocar mejor.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Mucho. Somos una banda que se ha gestado en lo profundo de la escena madrileña. Hemos recorrido en los últimos años, peldaño a peldaño, la escalera de garitos, desde la más pequeña hasta salas en las que soñábamos tocar. Es nuestra forma de entender el rock ‘n’ roll, un camino en el que las salas son un componente esencial e indispensable. Es una pena que haya tenido que suceder esto para que se les tomen más en cuenta como vehículos de la cultura de un país.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

No lo sé, porque no es mi trabajo decidir a dónde va el dinero en este país. Lo que sí que sé con certeza es que los que deciden no están haciendo su trabajo bien. No hay más que mirar a países del resto de Europa y comparar el estado de salud del sector cultural, y la importancia y ayuda que se le da desde los gobiernos. Creo que es un problema más profundo del que puede parecer a simple vista.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Posible es. No va a ser nada fácil, pero creo que las personas que trabajan en este sector se mueven generalmente por una gran pasión por su trabajo y una fuerte voluntad de tirar hacia adelante. Esto es un obstáculo gordo, pero no tengo duda de que resurgirá todo.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Ahora mismo, en la era de la música digital, la mayor fuente de ingresos para bandas proviene del directo y de las ventas físicas de merchandising o discos. Si quitas este ingrediente, está complicado si no estás en el top de la escena.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Estoy notando mucho compañerismo entra las bandas. Si antes ya lo había, noto que ahora más. Veo que mucha gente del sector ha tomado conciencia y se ayudan entre ellos de la manera que mejor pueden. Creo que es algo muy bonito y algo muy necesario para todos los que estamos metidos en esto de alguna manera.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Por supuesto.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Mudarnos de local de ensayo, reformar la banda (mi hermano Gabriel entró al bajo y violín hace unos meses), y estamos buscando guitarrista. También rodamos el videoclip de nuestro último single, ‘London Call Me’, que dirigí y edité yo mismo con la ayuda de mis compañeros.

¿Sois optimistas con el futuro?

Generalmente sí, pero somos realistas también. Creo que cuanto más realista eres, más te cuidas de otros problemas que pueden surgir al tener una banda. Los pies en el suelo y la vista en el cielo.

Chavales

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Madrid

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del Covid?

Javi Paredes: La verdad es que hemos vivido un parón, supongo que como mucha gente, en las cosas normales de nuestra vida, como encontrar trabajo, etc. En cuanto a la música, este tema nos ayudó a centrarnos más en componer y hacer canciones, realmente no hemos parado, aunque es cierto que nos hubiera gustado tocar mucho más, sobre todo en este año que empezamos el proyecto.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Para nada. Eso no está en nuestros planes. Acabamos de empezar como quien dice y tenemos mucho que dar.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

A base de adaptarse un poco a la situación y asumiendo que en estos momentos es difícil hacer planes a largo plazo. Yo me veía con trabajo justo al terminar la carrera este año y con todo esto todo se ha transformado, pero no nos va tan mal.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Nos da terror y sería algo desastroso. Son un sector muy afectado y necesitan mucho más apoyo del que están teniendo, porque son parte de la base de la cultura nacional y su desaparición sería un drama por todas las personas que dependen de ellas y por su valor cultural.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Se deberían poner más esfuerzos por parte de la administración para que estas bandas puedan dar conciertos en el contexto más seguro posible, aunque esto suponga reinventarse en muchos aspectos. pero que las ideas y ayudas no solo vengan de los propios trabajadores del sector.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Confío en que sí. Parece que el próximo año será un poco mejor que este y ojalá sea así, y hay mucha gente en el sector con una gran capacidad de adaptación y con unas ideas súper frescas que facilitarán la recuperación, aunque pinta que será duro.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Supongo que sí, si eres un grupo masivo que has podido seguir dando algún concierto sí, pero creo que mucho más de la mitad de los grupos no viven de esto hoy por hoy y menos en esta situación.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

No muchos realmente. Yo me planteé estudiar un mes o dos fuera y no me he podido ir, por ejemplo, o estaba pendiente de algún trabajo que al final no ha salido.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Supongo que se podría haber hecho mejor, hay cosas que se han hecho fatal, se ha improvisado mucho, pero es cierto que la situación era inédita y muy difícil de gestionar. Al principio de la pandemia se abandonó un poco al sector cultural y es algo que se está notando todavía.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Escribir mucho, seguir formándome e intentar no estar muy parado a pesar de la situación.

¿Sois optimistas con el futuro?

Por supuesto. somos muy jóvenes, si no lo fuéramos sería algo bastante triste.

Corea la Buena

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Madrid

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Federido Multari: Hemos tenido un año sin muchas complicaciones más que las que aporta la pandemia como base. A nivel musical, afecta mucho. Somos independientes en todos los sentidos, ya que no tenemos financiaciones ajenas a la hora de realizar nuestros trabajos y proyectos. Por lo cual, a nivel económico también nos compromete mucho. Sin embargo, nosotros nos consideramos afortunados este año porque pudimos haber perdido el LP, pero gracias al esfuerzo, la perseverancia y la responsabilidad pudimos sacarlo adelante.

¿Os habéis planteado dejarlo?

No, la verdad es que no. Llevamos dentro del mundo de la música mucho antes de Corea la Buena. Cada uno de nosotros ya se ha llevado golpes y se ha tropezado reiteradas veces. Corea la Buena es proyecto joven que tiene muchas barreras que romper, y nos sentimos muy unidos. Detrás de la música, hay 5 amigos que comparten la misma pasión.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Sinceramente, todos sabemos que las crisis de cualquier tipo afectan a un gran colectivo de personas. A nosotros nos afectó, y como a nosotros a muchos. Da pena ver como cierran locales, teatros como el Kamikaze, y ver como con ello una parte de la cultura se pierde. No obstante, todos somos supervivientes y al igual que la cultura se pierde, se puede volver a encontrar en el futuro.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Caridad y fe ciega. Jajajajaja… No, no, no, es broma. Las discográficas nunca han regalado su dinero o han apoyado en balde. Todos buscamos beneficios y es ahí donde entran estas entidades a jugar sus cartas sobre la mesa. Nosotros tenemos claro esto, es por eso por lo que nos mantenemos en constante trabajo componiendo y presentando canciones nuevas. Más que en las posibilidades, creemos en lo que hacemos y amamos nuestra música. Hemos conocido mucha gente desde que empezamos y no tenemos ningún apuro. Creo que el fallo reside en esperar que las expectativas se cumplan a corto plazo. Tenemos apoyo de gente con experiencia en esta industria que nos aprecia por cómo somos y también creen en lo que hacemos. Por lo cual, vamos por el buen camino.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Es posible si, pero no es fácil. Las bandas que intentan abrirse camino y se encuentran en las fases más primarias de crecimiento van a verse muy afectadas. Las redes sociales juegan un papel importante, pero no lo veo a largo plazo en un mundo como la música que necesita crecer en todos los ámbitos.

Para nosotros, todo el tiempo y esfuerzo invertido es trabajo. La música no solo es pasión, si no tiempo y esfuerzo. Por ende, es trabajo. Debemos apoyarnos y escalar poco a poco, y no hablo de que las bandas toquen de vez en cuando juntas. Falta unión entre bandas, unión orgánica que no se vale de cuántos seguidores tengas e intereses vacíos. Si por lo menos nos mantuviéramos bajo esa premisa, creo que ayudaría mucho a la hora de enfrentar otros obstáculos en esta supervivencia.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Creo que se puede vivir, pero hay muchos factores en juego. No solo es el panorama, si no también algo a nivel cultural. Vivir de la música como tal es un concepto muy amplio, y ya era difícil antes de ni siquiera tener que pasar por una pandemia mundial. Digamos como conclusión que no es imposible.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de COREA LA BUENA (@corealabuena)

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

No soy político ni nada parecido. Creo que un tema tan concurrido en el que todos ya han dado su opinión, pocas palabras bastan. Es difícil pensar y después hablar, y es muy fácil poner soluciones a las cosas cuando ya se han estropeado. Queda mucho que aprender y esperemos que no se repitan los mismos errores.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Hemos preparado contenido nuevo que daremos a conocer en Instagram dentro de muy poco. Tenemos mucha ilusión ya que llevábamos tiempo queriendo trabajar en lo que se viene. Como pista, dos canciones nuevas.

¿Sois optimistas con el futuro?

Siempre hemos sido optimistas con el proyecto, y el futuro es una incógnita que no merece ser planteada en muchos casos. Solo sentimos el presente y sabemos bien lo que queremos para nosotros y para nuestra música. Extrañamos tener a la gente saltando en los conciertos, cantando las canciones, bailando… Por ahora es decir adiós al pasado y abrir el corazón día a día.

MENTIRA

YoutubeSpotifyInstagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MENTIRA (@mentira.es)

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Ha sido difícil dar comienzo al proyecto en este año tan desastroso. Seguimos trabajando y escribiendo canciones, pero echamos de menos compartirlas en directo como antes.

¿Os habéis planteado dejarlo?

No, esa opción nunca ha estado sobre la mesa.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Trabajando en la medida de lo posible en el proyecto y preparando toda la música que se viene este 2021. Queremos volver más fuertes que nunca.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Nos preocupa mucho la repercusión que está teniendo la pandemia sobre el sector, ya no sólo como músicos, sino como público de estos eventos.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Deberían organizarse muchos más eventos. Parece que poco a poco se está reactivando todo, pero la mayoría de bandas llevamos casi un año sin tocar y eso es insostenible.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Aunque nos alegramos de que cada vez haya más conciertos, creemos que esta respuesta llega tarde, sobre todo para las bandas emergentes. Vemos una brecha muy grande entre artistas que han conseguido salir adelante y muchos otros que se han quedado en el camino, esperando a que “pase todo”. Saldremos adelante, eso seguro, pero llevará tiempo recuperarse.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Si ya era difícil vivir de la música, ahora mismo se está volviendo mucho más dura la profesionalización de las bandas.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Sólo podemos seguir trabajando al máximo en nuestros proyectos: seguir sacando música y preparar un directo en condiciones para cuando se pueda tocar.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Los releases que teníamos pensados se están demorando más de lo previsto y nos hemos visto obligados a retrasar el lanzamiento de nuestro primer EP: “Sincero”, que saldrá el próximo año. Además, se nos ha esfumado la intención de dar conciertos sobre estas fechas.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

El cierre fue necesario, pero creemos que el sector se debió reactivar mucho antes. A pesar de que quedó demostrada en septiembre la seguridad sanitaria de los conciertos al aire libre, solamente tocaron grandes artistas y se perdió la oportunidad de salvar la escena emergente.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Terminar los estudios universitarios y seguir aprendiendo individualmente de producción musical y audiovisual. Además, Suso (SUSX y Ramblings) y Javi Aguilar (Chill Chicos) han estado currando todos estos meses en sus proyectos paralelos.

¿Sois optimistas con el futuro?

Sí, ojalá el impacto en la cultura no sea tan demoledor y pueda recuperarse. Esperamos que simplemente haya sido un año en blanco para el sector y podamos disfrutar este 2021 de lo que nos ofrece la música en este país.

Aiko el Grupo

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

Bandas

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

A nivel personal, la situación nos ha afectado anímicamente, como a todo el mundo. A nivel grupal, ha sido frustrante no poder dar conciertos y mover nuestros temas, especialmente en el punto en el que nos ha pillado todo, es decir, recién comenzada la banda. El lado positivo es que como no se podía hacer otra cosa, hemos compuesto alguna canción que otra, lo que nos ha permitido cerrar y grabar nuestro LP, aunque ha sido raro hacerlo a distancia.

¿Os habéis planteado dejarlo?

No, a pesar de todo tenemos la motivación al 1000%.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Bien, ahora mucho mejor. Tere, Bárbara y Jaime vivimos en Madrid y nos vemos todo lo que podemos. Lara vive en Cantabria pero igualmente cuando baja a Madrid por temas de trabajo o del grupo nos vemos todo lo posible.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Es una verdadera lástima, ya que se están perdiendo salas que llevan toda la vida. Algunas de ellas son negocios bastante desprotegidos porque en general la industria musical a nivel underground es un poco precaria. Estamos esperando el momento en que se pueda ir a conciertos como siempre y empaparte del sudor de otras personas como agua de mayo.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

La verdad es que nosotras no dependemos de la banda para vivir así que no necesitamos ninguna ayuda, hay gente que realmente la necesita. Suponemos que las bandas que peor lo están pasando son aquellas bandas medianas que se dedican a ello profesionalmente pero no tienen un público súper amplio. De todas formas, hay otros colectivos, incluso dentro del mismo sector, que probablemente necesiten más esas ayudas.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Creemos que a pesar de la situación, la escena goza de muy buena salud y por mucho que nos tengamos que encerrar en casa la música va a seguir estando ahí. Además, más pronto que tarde todo esto acabará.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Bueno, vivir de la música ha sido una tarea extremadamente difícil incluso antes de encontrarnos con esta situación. Solo unos pocos afortunados pueden hacerlo. Nosotras no esperamos nada, aunque si surgiese estaríamos encantadas.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Seguir componiendo de cara a tener un LP preparado para una época futura con conciertos normales e ir tocando todo lo que se pueda mientras tanto. Con suerte en verano tendremos algún que otro festival.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

La verdad es que no somos expertas en la materia. Nuestra percepción es que quizá se ha tratado al sector cultural más duramente que a otros sectores potencialmente igual de peligrosos, como la restauración (que los pobres también han tenido lo suyo). Hay algunos bares por el centro bastante llenos de gente y salas de conciertos, cero (hasta hace poco y con muchas limitaciones).

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Estudiar, encontrar trabajo, mudanzas… Vida normal, salvando lo concerniente al grupo.

¿Sois optimistas con el futuro?

Sí. Creemos que todo esto pasará en algún momento y todos los planes se reanudarán según estaba previsto.

Suso – SUSX

YoutubeSpotifyInstagramFacebook

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 𝕊𝕌𝕊𝕏 (@suso.susx)

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

La verdad que en mi caso, yo toco y canto en varias bandas: Los Ramblings, Mentira… Donde sí nos ha afectado. Pero mi proyecto solitario, realmente, existe gracias al COVID (lo cual es bastante irónico) ya que fue en la cuarentena cuando decidí subir canciones por mi cuenta. Entonces, a nivel personal y musical, me ha enriquecido bastante y me ha dado un punto de vista diferente para trabajar más en la parte digital del proyecto.

¿Os habéis planteado dejarlo?

Para nada! Todo lo contrario.

¿Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Sí, muchísimo. Es horrible por lo que están pasando las salas y ya hay muchas que han cerrado de las que tengo muy bonitos recuerdos, es súper triste.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Pues lo que siempre falta en la vida: dinero jajaja.

Siendo realistas, no es sólo dinero como tal, sino material. Hay ya varias salas de ensayo que ofrece el ayuntamiento de Madrid y está muy bien, pero claro, hay miles de bandas. Obviamente nunca o casi nunca puede haber para todos, pero esa en concreto me parece una gran iniciativa que puede sobretodo ayudar a grupos que no tengan aún mucho dinero para tener local propio. Eso hablando de bandas underground, las bandas grandes realmente algo seguirán consiguiendo de ventas de discos, streaming…

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Es necesaria. Básicamente, siempre habrá gente haciendo música, sólo que ahora no podemos tocar. Hay bandas que han caído por temas económicos, pero siempre habrá escena si hay música.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Está claro que no. A menos que seas una banda que lo peta (y ni eso a veces), lo underground como poco se queda fuera. Necesitamos ingresos de conciertos sobretodo. También ayuda mucho tener otro tipo de contacto con la gente para vender tu producto, creo que es más fácil o como poco diferente vender discos o merchan con esta situación.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Pues igual que siempre, tirando hacia delante y sin parar de darle caña a la música. A pesar de los contratiempos que hay ahora no se puede parar.

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Conciertos programados sobretodo. Las entrevistas y demás molan mucho más en persona, pero claro, mejor esto que nada. Los videoclips han salido adelante buscando soluciones y eso ha salido muy guay, la verdad.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Está claro que sí. De mil maneras y en todas nos quejaríamos de algo, pero no voy a ser yo quien ponga orden porque también debe ser complicado. De lo poco que vi que estuvo bastante bien fueron los conciertos en IFEMA al aire libre, fui a Cupido y a Novedades Carminha y estaba genial organizado.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Directos de Instagram, en Youtube…lo típico. Y aparte, aprovechar para sacar videoclips y hacer sesiones de fotos, etc… Más material audiovisual que ensayos, vamos.

¿Sois optimistas con el futuro?

Sí, lo que más pienso es que cuando vuelvan los conciertos, vamos a flipar. De estar tan acostumbrados a esto, cuando vuelvan los directos, no va a ser como antes… Será mejor porque vamos a apreciar todo muchísimo más y eso es la ostia.

Saúl Mateo

SpotifyInstagram

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Saul Mateo (@saulmateopop)

¿Cómo os ha afectado a nivel personal y a nivel musical el tema del COVID?

Mateo Navarro: Ha sido duro. Tres meses antes del confinamiento terminé mi Posgrado en Management y Marketing en Industria Musical y comencé a trabajar en el sector. Me he tenido que replantear mis próximos pasos e intentar hacer planes solo a medio plazo.

Paradójicamente, el confinamiento me ha ayudado a retomar mi proyecto musical. Volver a componer y producir nuevas canciones. Componer de nuevo ha sido bonito y productivo, aunque también ha sido difícil encontrar la inspiración sin salir de casa.

¿Os habéis planteado dejarlo?

No tanto en dejarlo como en reducir mis expectativas respecto a la música. Pero autogestionar un proyecto independiente es agotador y merece invertir mucho tiempo y dinero. A veces me pregunto si vale la pena.

¿Cómo estáis sobreviviendo a todo esto?

Estoy aprovechando para terminar de grabar un par de EPs y tener todo listo para la primera mitad de 2021. En mi caso me ha venido bien para hacer cosas nuevas ya que no soy un artista de directos y la música no es mi fuente de ingresos principal.

Os da mal rollo que muchas de las salas puedan cerrar?

Sí. Como espectador da mucha tristeza ver como las salas donde has bailando y cantado tanto ya no existen. Cuando una sala cierra duele. Además, las salas son las que dan las primeras oportunidades a lxs artistas emergentes.

Como músico también es triste. Muchas veces me imagino tocando en tal sitio o en el otro, como lxs artistas que yo admiro. Igual nunca llega esa oportunidad porque la sala ha cerrado.

¿Qué ayudas deberían ofrecerse a las bandas?

Es un tema complicado. A mí me parece que las ayudas deberían ir desde infraestructuras para que las bandas ensayen y graben sus primeras maquetas hasta subsidios para artistas o becas en formación. Me consta que algunas de estas ayudas están en marcha, pero muchas veces son ayudas estéticas con las que se puede hacer muy poco.

¿Es posible la supervivencia de la escena?

Sí y no. Gracias a la democratización de las redes sociales, cada vez hay más gente sacando proyectos muy interesantes pero muy pocos llegan a mantenerse en el tiempo. El problema de la industria musical en España es estructural. Cuando hay, se mueve mucho dinero, pero está repartido de manera poco justa. En España, por ejemplo, se está intentando crear un Sindicato de la Música para reestructurar todo este sistema que ya de por sí es precario, para poder garantizar los derechos de lxs trabajadorxs del sector.

¿Sobrevivirá la escena?

Por supuesto que sí. Pero quizá a costa de que hacer música sea un privilegio para algunxs pocxs.

¿Se puede vivir de la música con este panorama?

Yo creo que no.

¿Cómo os lo vais a montar las bandas?

Estamos pensando e intentando planificar para 2021. Va a ser un año movidito, todxs estamos con ganas de hacer cosas

¿Qué proyectos se os han esfumado con esto del COVID?

Eventos, festivales, trabajo… prefiero pensar que todo se ha aplazado y que pronto volveremos. Me quedo con las cosas buenas.

¿Se podía haber gestionado el cierre de la cultura de otra manera?

Lo desconozco. Entiendo la prudencia de las autoridades ante un virus que no sabemos muy bien cómo se comporta. Han actuado a contrarreloj e imagino que lo han hecho lo mejor que han podido.

¿Qué otras cosas habéis hecho durante este tiempo?

Comer, leer, ver series, jugar a la Nintendo… debo ser la persona que menos ha aprovechado la cuarentena. Ni he intentado hornear pan, ni aprender idiomas… ni he hecho directos de Instagram.

¿Sois optimistas con el futuro?

Yo creo que vienen cosas buenas. O eso intento creer por salud mental.

+ Música en Urban Moon

No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: