Urban Nigths

Rusia 2018: El Mundial de los Hooligans

Rusia 2018: El Mundial de los Hooligans

El Mundial ha llegado. Ya rueda el balón en las estepas de Rusia. Más allá de la emoción de los goles y el calor de las gradas se disputa un Mundial alternativo. Las organizaciones ultras más violentas del planeta se citan en Rusia con mensajes de odio, venganza y mucha sangre. La amenaza pone en jaque a FIFA y gobierno ruso. El terror ultra toma Europa y nosotros hemos investigado a las hinchadas más peligrosas. Te deseamos no cruzarte con ellas.

RUSIA

Principales firms: Fratria (Spartak de Moscú) / Gladiators Firm’96 (Zenit de San Petersburgo) / Flint’s Firm (CSKA Moscú) / Orel Butchers (FC Orel)

Ideología: Extrema Derecha. Homofobia. Antisemitismo.

Rivales: Inglaterra, Polonia.

Aliados: Argentina, Serbia, Estonia.

El Mundial es el momento elegido para encontrar la gloria por parte de todos los ultras rusos. Llevan preparándose a conciencia y estableciendo alianzas estratégicas durante años. Es su momento. Fueron capaces de sembrar el terror en Marsella durante la Euro 2016 y ahora nadie los podrá detener.

Su principal rival es Inglaterra, legendarios pioneros de este curioso movimiento que une violencia, fútbol y extremismo político. El Dream Team vandálico de este Mundial lo forman nombres casi míticos ungidos en mil peleas y duros entrenamientos paramilitares.

Los más temidos son los Orel Butchers. Ex militares rusos con experiencia en combate en la guerra de Chechenia y jóvenes cachorros expertos en técnicas de guerra urbana. Están comandados por el radical Alexandre Chpryguine. Las ciudades tiemblan ante estos aficionados de un equipo modesto que disputa la segunda división rusa, el Orel.

Orel Butchers

Todas las organizaciones ultras mutan en tiempo de Mundial y se organizan alianzas. Los puños se alían por un bien común. El frente ruso creado por los ultras del Spartak de Moscú, Zenit y Dynamo así lo demuestra. Miembros de sus facciones más prominentes se reunieron en marzo con representantes destacados de las barras argentinas.

Fratria es uno de los cabecillas de esta entente. Creada en 2005 han paseado su violencia organizada por toda Europa. Esta temporada tiñeron de sangre Bilbao antes de un partido de Europa League. Para llegar a ese nivel de organización entrenan en los bosques rusos donde preparan sus guerrillas y se convierten en expertos en artes marciales mixtas.

No beben alcohol ni toman drogas. Su única adicción es el Spartak y la violencia y están listos para ponerla en marcha en Rusia 2018. Estos paramilitares fueron uno de los grupos más activos en las peleas contra los británicos en Marsella durante la Euro 2016.

Fratria

Una parte importante de la infraestructura ultra rusa en el Mundial depende de los temibles Gladiators Firm’96 del Zenit. En San Petersburgo se aloja durante la primera fase del torneo la selección inglesa. Les espera una trampa mortal. Los Gladiators surgieron en los 90 como respuesta a la caída del comunismo y al igual que el resto de facciones ultras rusas beben del nacionalismo más radical y poseen un ansia asesina por destronar al rey inglés.

Su líder Dimitri Troxia publica en su revista Testosterona proclamas antisemitas y racistas. Advierte que la única jerarquía que existe en su grupo es la acción. No obstante, sus paramilitares responden al unísono cualquier directriz.

Otro grupos que se infiltrarán en la armada rusa ultra serán el Dynamo de Moscú, habitual rival de sus vecinos moscovitas y del Zenit. Miembros de su hinchada formaron parte de la expedición a Argentina. Tampoco hay que descartar a los peligrosos Flint´s Firm del CSKA de Moscú ni a sus rivales del Lokomotiv de Moscú.

Todos ellos forman una alianza que hará temblar la seguridad de la Copa del Mundo. Algo que parece preocupar al gobierno ruso. No obstante, las bandas ultras son utilizadas por los políticos para dinamitar manifestaciones favorables a grupos homosexuales o partidos contrarios. Curiosamente, cientos de los implicados en la batalla de Marsella han sido absueltos hace días por un error judicial.

ARGENTINA

La 12

Principales barras: La 12 (Boca Juniors) / La Gloriosa Butteler ( San Lorenzo) / La Pandilla de Liniers (Velez Sarsfield) / Los Pibes de Chicago (Nuevo Chicago) / Los Borrachos del Tablón (River Plate)

Ideología: Apolítica

Rivales: Inglaterra

Aliados: Rusia, Estonia, Serbia

Las barras bravas son el poder en la sombra del fútbol argentino. Sus llegadas a la cancha son retransmitidas por televisión, extorsionan y deciden entrenadores, jugadores y presidentes. Todos pagan su mordida para tener tranquila a su hinchada. Así ha sido durante décadas. Actualmente, se han institucionalizado de tal manera que actúan cual mafia. Gestionan merchandising y venta de entradas. Sus miembros son profesionales que se acercan al fútbol como un negocio o un empleo convencional.

El ecosistema de las barras es complejo. Banderas robadas al enemigo y conflictos diversos han fraguado alianzas y enfrentamientos enquistados durante décadas. Una vez juega Argentina, se olvidan las diferencias y se unen las banderas en torno a la albiceleste. En ningún lugar del mundo se burocratiza ni se promociona esta alianza como en Argentina. Las administraciones vetan y promocionan a los barras según intereses oscuros.

En Rusia la Barra oficial será La 12 de Boca, con todo lo que conlleva en poder y dinero. No obstante, 3000 barras están vetados en el Mundial. A pesar de ello, periodistas argentinos han denunciado libre acceso de los ultras a las entradas. En lugar de comprar entradas oficiales de la FIFA, donde se requiere un pasaporte, acceden a las entradas de la AFA y patrocinadores. Éstas incluyen la posibilidad de tener cuatro beneficiarios diferentes sin identificación.

Boca

Los barras estarán en Rusia. Allí se encontrarán con los rusos y un frente común: Inglaterra. En el Mundial 86 comenzó una rivalidad que se pagará con sangre. El día de la mano de Dios, el célebre gol de Maradona, pocos se percataron de la violencia entre argentinos e ingleses a las afueras del Azteca. La guerra por las Malvinas estaba reciente y las diferencias políticas lograron cimentar un odio inmortal.

En marzo, hinchas rusos, estonios y los serbios del Estrella Roja se reunieron con Rafa Di Zeo, líder de La 12, en un concurrido restaurante bonaerense. En la mesa debatieron con los líderes de Nueva Chicago, Vélez y San Lorenzo los detalles de su desembarco. En Moscú, estarán resguardados por Amir Khuslyutdinov, llamado el Profesor, líder de los ultras del Spartak.

A San Petersburgo, protegidos por los ultras del Zenit, se dirigirán más de 200 barras para enfrentarse a Inglaterra. En la ciudad báltica tendrán alojamiento, comida y adiestramiento. Un paseo por los estadios aliados de Buenos Aires aireó una peligrosa relación.

Los Borrachos del Tablón

A Rusia acudirán decenas de hinchadas representadas por sus barras más célebres. Muchas de ellas pertenecen a equipos minúsculos pero con un importante peso político. Entre ellas se encuentra Los Borrachos del Tablón. La barra de River se ha consumido en guerras intestinas desde 2006. Su peso ha disminuido en el fútbol argentino.

Actualmente, dos facciones se disputan la barra a tiros, literalmente. Christian Ciruja Szyrko mantiene un débil poder. Comenzó como conductor de la mujer del ex-líder del grupo. La violencia es constante entre las facciones aunque en el Mundial tendrán una representación entre los barras argentinos. También, Independiente, Racing, Estudiantes, Claypole o Morón.

INGLATERRA

Hooligans del Millwall

Principales firms: Headhunters (Chelsea) / Country Road Cutters ( Everton) / Bushwrackers (Millwall) / Inter City Firm (West Ham) / Runcorn Riot Squad ( Liverpool) / Yam Yam Army ( Wolves) / Blazing Squad (Manchester City) / The MIGs (Lutton Town)

Ideología: Mayoritariamente nacionalista y racista

Enemigos: Rusia, Argentina, Serbia, Francia, Polonia, Estonia

Aliados:

Los inventores del fútbol y del hooliganismo se enfrentan a una dura prueba en Rusia. Durante la década de los 70 y los 80 provocaron el pavor en toda Europa y ese largo camino de furia ha tenido sus consecuencias. Todas las facciones ultras europeas han copiado su organización.

Aunque, la liturgia de los viejos hooligans borrachos de reunirse antes del partido a patear cabezas rivales ha pasado a mejor vida. Las nuevas facciones ultras conviven con sus compañeros y su odio día a día. Son paramilitares más adictos al gimnasio que a las pintas de cervezas.

La armada británica parecían unas tímidas colegialas en Marsella en 2016. Una nueva generación ultra les había pasado por encima. Su orgullo les ha llevado a amenazar a los rusos con una venganza épica pero parece improbable. Los rusos juegan en casa y han buscado aliados poderosos. Los ingleses son desorganizados y basan su fuerza en una fuerza numérica aplastante. En principio serán 10000 en tierras rusas, aunque más de 1000 han sido frenados en las fronteras y en principio no podrán acompañar a sus compañeros al frente ruso.

Inter City Firm

Lejos quedan atrás las imágenes de Heysel en 1985 de borrachos alterados con camiseta del Liverpool provocando una avalancha mortal de aficionados de la Juventus. Aquella muerte televisada en plena final de Copa de Europa frenó su impunidad y costó cinco años de competiciones europeas a sus clubes. No obstante, en las grandes ocasiones se crecen.

En el Mundial 98 y la Euro 2016 fueron protagonistas. A pesar de la anarquía aparente que reina en sus filas, los ultras del Chelsea y del West Ham se han labrado una sangrienta leyenda. El club obrero de Londres fue retratado en The Firm, gran película sobre la Inter City Firm. En torno a ellos se agolpan decenas de facciones correspondientes a un sinfín de equipos. Los ingleses al fin tienen el gran reto que buscaban y han prometido vengar Marsella.

POLONIA

Principales firms: Teddy Boys (Legia Varsovia) / Wisla Skawina (Wisla Crackovia) / Jude Gang (KS Crackovia) / Brygada Banici y Young Freaks’98 (Lech Poznan) / Torcida (Gornik Zabrze)

Ideología: Neonazi y antisemita en su mayoría, excepto el grupo semita Jude Gang.

Rivales: Suecia, Inglaterra y Rusia.

Aliados: Alemania

La escena ultra polaca es una de las más desconocidas y peligrosas del mundo. Sus equipos no se encuentran entre los más destacados en las grandes competiciones continentales, afortunadamente. Curtidos en batallas a puños en los bosques polacos conocen las reglas de la guerrilla urbana. Están bien entrenados, no poseen vicios más que la violencia y sus ideas extremas. Lo cual les lleva a pulverizar al enemigo sin piedad. En las calles y en los estadios son una fuerza incontrolable para cualquier policía del mundo.

Wisla

En medio de un bosque nevado se oyen unos golpes. Se trata de la Ustawka, un rito infernal que sirve para medir a los valientes. Puñetazos, artes marciales y en la ciudad de Cracovia, puñales. Todo lo necesario para tumbar a tu compañero o rival en función de si estás entrenando o luchando a muerte.

Estas peleas dirimen tensiones internas y externas. Endurecen a los miembros de estas facciones temibles. El trono ultra en Polonia es para Teddy Boys. Esta formación neonazi, homófoba y radical puebla la grada del Legia Varsovia. En Madrid conocieron hace dos temporadas al gigante Staruch, su líder. Junto a sus hombres forma el caos allá donde va. Estos antisemitas convencidos poseen miles de seguidores adiestrados.

El resto de grupos ultras polacos tienen que convivir con ellos y han demostrado que no se amilanan. Años atrás los principales líderes se reunieron para dirimir unas reglas básicas en las Ustawka: Nada de navajas. Los grupos de Cracovia se negaron y desde entonces es conocida como La Ciudad de los Cuchillos.

Los estadios del Wisla y el KS se encuentran separados por un parque y apenas 100 metros. Están destinados a odiarse. Los ultras del Wilsa son antisemitas, racistas y adoradores de Hitler, sus vecinos son radicales y semitas. Dos veces al año, cuando se juega el derbi de la ciudad, la ciudad se tiñe de sangre.

La mayoría de estos grupos se fueron formando en los 70 y 80. Muchos de ellos eran frentes de oposición al comunismo en Polonia. Una vez que el Telón de Acero se desintegró, las antiguas formaciones de aficionados se fueron integrando en las estructuras del club. En la actualidad tienen un poder inmenso y son pieza clave a nivel deportivo y político en los estamentos de sus clubes.

Teddy Boys

En 2014, fueron los ultras del Lech Poznan quienes triunfaron en la Ustawka de Riga en Letonia, ganando mucho prestigio internacional. No obstante, Teddy Boys y Wisla Skawina han llevado la voz en los disturbios entre polacos y rusos en las Eurocopas de 2012 y 2016. Los rusos siempre les han mirado con recelo. Los polacos acudirán a Rusia a demostrar su poderío ante los dos titanes del mundo ultra como Inglaterra y Rusia.

SERBIA

Principales firms: Delije (Estrella Roja) / Grabari (Partizán)

Ideología: Extrema derecha nacionalista

Rivales: Croacia, Inglaterra

Aliados: Rusia, Argentina, Estonia

Los ultras serbios han trascendido sus disputas en los terrenos de juegos al campo de batalla. En los 80 surgieron como violentos nacionalistas que utilizaban el fútbol de altavoz de unas ideas que dinamitaron los Balcanes tras la muerte de Tito. En las gradas se fue cocinando un odio visceral hacia las diferentes etnias de la antigua Yugoslavia. Por primera vez en la historia, el fútbol fue la antesala de una limpieza étnica.

Delije. Estrella Roja

El Estrella Roja fue el embrión de los temibles Tigres de Arkan. Este grupo comenzó como grupo ultra afín al equipo rojiblanco. Sus actos violentos fueron creciendo y con el estallido de la guerra de Yugoslavia se enrolaron en el ejército serbio de Milosevic. Paramilitares sanguinarios participaron en la matanza de Srebenica en 1995, donde asesinaron a centenares de musulmanes bajo las órdenes de Ratko Mladic y el propio Arkan.

Ambos fueron condenados por crímenes contra la humanidad. Su legado continua en el líder de los Delije, héroe en serbio. Iván El Terrible asusta solo con su nombre y su reguero de violencia se extiende por los estadios sin freno.

Acompaña junto a sus ex militares a su equipo y a la selección serbia. La fama de violento le precede. Cuenta con 10000 guerreros, entre ellos varios Pink Panthers, integrantes del famoso grupo de ladrones de joyas.

Pequeño Maracaná

En 2012 dejó su huella en un partido de clasificación para la Eurocopa enfrentándose a los hinchas italianos con un desafiante saludo romano. El pasado diciembre se enfrentó con sus hombres a los Grabari del Partizán. Un aperitivo de lo que reserva para el Mundial. Los Grabari son su rival.

Su historia de enfrentamientos violentos se remonta a los 80. Ambos grupos estarán en Rusia. Representantes de los Delije estuvieron en Buenos Aires para unirse a rusos y argentinos contra los ingleses. No trascendió si hubo presencia de los ultras del Partizán, aunque lo más probable es que participen en esta alianza sangrienta.

CROACIA

Boban en un Estrella Roja – Dinamo de Zagreb de los 90

Principales firms; La Torcida (Hadjuk Split) / Bad Blue Boys (Dinamo de Zagreb)

Ideología: Nacionalismo croata, extrema derecha.

Rivales: Serbia

Aliados:

En Croacia la tensión política también desencadenó la guerra en los Balcanes en un campo de fútbol. Las gradas croatas rugían con tanta intensidad como en el vecino Pequeño Maracaná de Belgrado. El odio racial y un nacionalismo desbocado galopaban en los estadios croatas.

A principios de los 90 un partido se convirtió en el pistoletazo de salida de la guerra. Un Estrella Roja – Dinamo de Zagreb se disputó en 1990 en un ambiente pre-bélico en las gradas. Las balas no estaban tan lejos. El ambiente se fue caldeando aún más y los ultras iniciaron una batalla que alcanzó al césped. La policía trataba de expulsar a los violentos espontáneos que saltaban de las gradas.

Uno de ellos se encontró con la porra de un policía. Zvonimir Boban, el que fuera mito del Milan de los 90, divisó la escena y lleno de ira golpeó al policía serbio con una espectacular patada voladora. La imagen fue captada por una foto legendaria que le convirtió en mito. Pocas horas después estallaba la guerra. Boban sigue siendo uno de los iconos de los Bad Blue Boys.

No tienen enemigos declarados más allá de su odio a Serbia porque se pegan con todos. Veteranos de la guerra de Yugoslavia no necesitan muchas excusas para lograr una dosis de violencia. Actualmente, se encuentran enfrentados con la federación croata al entender que favorecen al Hadjuk, su gran rival.

Sus luchas son tan encarnizadas que convierten ese partido en uno de los más peligrosos del mundo. Son fieles al primer presidente croata, ultranacionalista, Franjo Tudjman.

La Torcida

La Torcida del Hadjuk es la otra gran hinchada del país. Formación militar y pasión por la sangre. Pocos valientes se atreven con ellos. Sus futbolistas les temen lo demasiado como para abandonar un partido cuando las autoridades prohíben la entrada de sus ultras. A nivel europeo son recordados por detener un partido de la Euro 2012 entre España y la selección croata.

Debido a su devoción por las bengalas y la violencia, su equipo ha tenido que disputar diversos encuentros a puerta cerrada. No importa. Cuentan con un apoyo institucional que es la envidia del mundo hooligan. Poseen palcos vip en el estadio y la federación croata no le tiembla el pulso a la hora de pagar un millón de euros en multas para calmar a la UEFA y a la FIFA.

La Torcida responde con un apoyo completo a Zdravko Mamic, el jefazo del fútbol en el país. Ambas estarán haciendo ruido en Rusia.

FRANCIA

Boulogne Boys. PSG

Principales firms: Boulogne Boys y Auteil (PSG) / Marseille Top Puissant y Commando Ultra 84 (Olympique de Marsella) / Mezza Lyon (Olympique de Lyon) Ultramarines (Girondins de Burdeos)

Ideología: Boulogne Boys y Mezza Lyon: Extrema derecha, neonazi. / Ultras Olymmpique: Extrema izquierda, antifascista.

Rivales: Inglaterra, Rusia

El fútbol en Francia es un fenómeno peculiar. Sus grandes clubes tienen una historia breve en comparación con otras grandes ligas pero han vivido deprisa. En torno a ellos, se ha desarrollado un poderoso fenómeno ultra que vuelve a hacer ruido. Los ultras franceses surgen en los 80 con una confrontación clara entre Marsella y París.

Periferia y capital han librado las mayores batallas, pero existen otros actores principales agrupados en torno al Olympique de Lyon y el Girondins de Burdeos, entre otros. Las ideologías contribuyen a un odio visceral que une política, raza y clase social. Izquierdas y derechas vuelven a estar en las calles francesas.

El PSG ha luchado históricamente contra sus ultras. Durante años habían permanecido alejados del Parque de los Príncipes apoyando a equipos como el París FC de segunda. Pero Nasser Al-Khelaifi cometió la insensatez de dejarles entrar para lograr una caldera en su estadio. Craso error. Las gradas de su estadio viven una curiosa guerra que comenzó en 1990.

La Federación Francesa y Canal + decidieron eliminar de la vista a los ultras más radicales de París quitando del plano en televisión su presencia. Los Boulogne Boys permanecieron en su fondo con su ideas fascistas y su racismo galopante. Su modelo era la grada The Kop en Anfield. De sus admirados aficionados del Liverpool heredaron el gusto por la sangre.

PSG

En la curva opuesta y lejos de las cámaras surgió Auteil, que desarrolló ideas izquierdistas. Ambas van a la guerra desde los 90. Sangre, asesinatos, robos de iconos y un odio que nunca cesará. En Marsella odian todo lo que huele a capital. Es común ver pancartas que rezan: Marsella no es Francia. Sus rivales del PSG les recuerdan en las suyas: Bienvenidos a Francia. La grada marsellesa es una muestra de la multiculturalidad de la ciudad.

No ondean banderas tricolor y en cambio son mayoría las enseñas magrebíes. Presumen de ser el grupo ultra con más afiliados, más de 30000. En su estadio tienen reservados 27000 asientos. Los ultras de Marsella son antifascistas y antiracistas. Sus aliados históricos son Ultramarines del Girondins y los Herri Norte del Athletic, también de izquierdas.

Marsella

Patrice Peretti es su icónico líder. Pasó de ser uno más en South Winners en 1994 a fundar su propia facción. Marseille Trop Pusisant. Otro de los iconos de la hinchada es Santos Mirasierra, que estuvo en una prisión española durante un polémico juicio. Mirasierra pertenece a la poderosa y violenta Commando Ultra 84.

Sus rivales enconados al margen de París son los fascistas Mezza Lyon del Olympique de Lyon. Precisamente los Mezza han sido acusados de participar en los disturbios de 2016 en Marsella contra los ingleses.

A pesar de ello, no tenemos claro cual será el bando francés. Quizás traten de vengar Francia del terror ruso de 2016, aunque siempre tienen ganas de enfrentarse a los ingleses. Quizás, sea el Mundial en el que todos dejen de lado sus diferencias para ajustar viejas cuentas británicas.

Alemania

Dynamo Dresden Hooligans

Principales firms: Norstside 0231 Riot (Borussia Dortmund) / Hooligans Elbflorenz (Dynamo de Dresde) / Adlerfront (Eintrach de Frankfurt) / Gelsen Sene (Schalke 04) / Cologne Boys (Colonia)

Ideología: Predominantemente neonazi, con excepciones como St. Pauli.

Rivales: Inglaterra, Rusia

Aliados: Serbia

Los ultras en Alemania mantienen la atención pública atemorizando a los estadios con sus mensajes cargados de odio, racismo y nostalgia por el III Reich. No obstante, existe tal amalgama de formaciones ultras que bien merecería un artículo propio analizar el fenómeno hooligan alemán. Recientemente, el Daily Express advertía que el peligro no son los ultras rusos sino los alemanes.

Las formaciones más destacadas de Alemania nacen tras la reunificación del país en 1989. Como suele suceder la política y la historia hacen de las suyas creando una rivalidad Este-Oeste muy marcada. No importa en que lado del muro hayan estado, la ideología predominante es la extrema derecha, el racismo y la oposición radical a la inmigración.

En casos como los radicales del Hertha BSC en Berlín los clubes se han puesto firmes y han tratado de eliminar a sus ultras de su estadio. En otros casos, como los antifascistas del St. Pauli forman parte de la esencia del club y del barrio obrero que representan.

Durante décadas las firms alemanas han madurado una odio visceral entre si creando alianzas y rivalidades profundas. El Eintrach es una de las más violentas que curiosamente se encuentra hermanada con la Curva Nord de Atalanta, cuyo icono es el Ché Guevara. En territorio alemán Dortmund y Schalke comparten ideas antisemitas y una rivalidad manchada con sangre incluso en su vacaciones en Mallorca, como sucedió hace unos años en la isla.

SudTribune

Aunque, lo más temidos son los radicales de Dynamo de Dresde con unos índices de violencia que les hacen destacar a pesar de que su equipo no se encuentra en la Bundesliga. Mitos de las gradas como los ultras de Colonia se escindieron en 2010 debido al robo de su bandera, algo que marca el deshonor para un hooligan en todo el mundo.

En medio de todo este ambiente de violencia y política diferentes facciones se unen para seguir a la selección alemana. Desde los años 90 se detectan esvásticas y cánticos nazis así como homofobia y mucho racismo. Los ultras de la selección han llegado a avergonzar a Joachim Low durante un partido en septiembre del año pasado al proferir cánticos nazis.

Recientemente, en la espectacular Sudtribune de Dortmund un aficionado interrumpió un minuto de silencio a ritmo de Seig Heil, lo que le ha valido no pisar un estadio hasta 2020. Nada que no se escuche en los estadios que visita la Mannschaft. Algo que veremos en Rusia. No tenemos claras cuales de sus clásicas rivalidades mantendrá ocupados a los alemanes. Quizás asalten el reto de atacar el frente ruso o se unan para escarmentar a los británicos o irán por libre. No ha trascendido aún la solución al enigma.

El Mundial de los ultras ya ha llegado. Esperemos que sirva de advertencia de lo que sucede cuando las autoridades son partícipes o negligentes con el fútbol.

Rusia 2018: ¿Comienzo o final?
No comments yet. Be the first one to leave a thought.
Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: